sábado, 7 de julio de 2007

Carta del Superior General de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X

FRATERNITÉ SACERDOTALE SAINT PIE X
Schwandegg. CH 6313 MENZINGEN
TEL [41] 41 757.10.50. FAX [41] 41 757.10.55

Carta del Superior General de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X [
Deutsch, English, Español, Français, Italiano]

Muy queridos fieles,

El Motu Proprio Summorum Pontificum del 7 de julio del 2007 [Latinum, English, Español, Français, Italiano] restablece la Misa tridentina en su derecho. En él se reconoce claramente que nunca ha sido abrogada. De este modo, la fidelidad a esta Misa –en nombre de la cual muchos sacerdotes y laicos han sido perseguidos e incluso sancionados desde hace cuarenta años–, esta fidelidad, pues, nunca fue una desobediencia. No es sino un acto de justicia agradecer hoy a Mons. Marcel Lefèbvre por habernos mantenido en esta fidelidad a la Misa de siempre en nombre de la verdadera obediencia, contra todos los abusos de poder. Nadie duda que este reconocimiento del derecho de la Misa tradicional sea el fruto de tantísimos rosarios ofrecidos a Nuestra Señora durante nuestra Cruzada del Rosario el pasado mes de octubre; sepamos ahora expresarle nuestra gratitud.

Más allá del restablecimiento de la Misa de San Pío V en su propio derecho, es importante estudiar las medidas concretas establecidas por el Motu Proprio y la justificación que Benedicto XVI da de ellas en la Carta que lo acompaña:

- Las disposiciones adoptadas por el Papa tiene que permitir de derecho la celebración de la liturgia tradicional con normalidad –no solamente la Misa, sino también los sacramentos–. Es un beneficio espiritual inmenso para toda la Iglesia, para esos sacerdotes y esos fieles que estaban paralizados hasta ahora por una autoridad episcopal injusta. Sin embargo, convendrá observar en los meses siguientes cómo se aplican esas medidas de hecho por parte de los obispos y de los párrocos en las parroquias, motivo por el cual seguiremos rezando por el Papa, para que se mantenga firme después del valiente acto que acaba de hacer.

- La Carta que acompaña el Motu Proprio [Deutsch, English, Español, Français, Italiano, Português] explica las razones del Papa. La afirmación de la existencia de un solo rito bajo dos formas –ordinaria y extraordinaria– iguales en derecho y, sobre todo, el rechazo de una celebración exclusiva de la liturgia tradicional, se pueden interpretar desde luego como la expresión de la voluntad política de no chocar con las Conferencias episcopales abiertamente opuestas a toda liberación de la Misa tridentina. Pero también se puede ver en ello una expresión de la «reforma de la reforma» deseada por el Papa, en la que, como él mismo dice en esta Carta, la Misa de San Pío V y la de Pablo VI se fecundarían mutuamente.

En todo caso, existe en Benedicto XVI el deseo cierto de reafirmar la continuidad del Vaticano II y de la Misa que proviene de él, con la Tradición bimilenaria. Esta negación de una ruptura provocada por el último concilio –ya manifestada en el Discurso a la Curia del 22 de diciembre 2005 [Deutsch, English, Español, Français, Italiano, Português]– muestra hasta qué punto lo que está en juego en el debate entre Roma y la Fraternidad Sacerdotal San Pío X es algo esencialmente doctrinal. Por este motivo, es necesario que el indiscutible paso adelante efectuado por el Motu Proprio se prolongue –después que se retire el decreto de excomunión– con discusiones teológicas.

La referencia a Mons. Lefèbvre y a la Fraternidad San Pío X que hay en la Carta que lo acompaña, así como reconocimiento del testimonio que dan las jóvenes generaciones que reasumen la llama de la Tradición, indican claramente que se ha tomado en cuenta nuestra constancia en defender la lex orandi y que, por consiguiente, con la ayuda de Dios, tenemos que continuar con la misma firmeza el combate por la lex credendi, el combate de la fe.

Menzingen, 7 de julio de 2007
+ Bernard Fellay