domingo, 15 de julio de 2007

La Virgen de Loreto, Patrona del Ejército del Aire


La denominación de Loreto se debe a una fiel “tradición” es decir, un hecho transmitido desde el siglo XIII, al principio sólo oralmente y, a partir de la segunda mitad del siglo XV, fijado en documentos escritos.


Esta tradición narra que en el año 1291, cuando los Cruzados se vieron obligados a abandonar Tierra Santa, la Casa de la Virgen donde Se encarnó el Hijo de Dios y donde pasó la mayor parte de Su vida junto a la Virgen María y San José (Luc. 2, 51-52) en Nazaret (Palestina) fue transportada mediante “misterio angélico” desde Nazaret a Tersaco, en Dalmacia, y desde allí, en la noche del 10 de diciembre de 1294, al “monte de laureles”, en el territorio de Recanati (Italia).

El Papa Benedicto XV, por decreto del 24 de marzo de 1920, declaró y constituyó a Nuestra Señora de Loreto Patrona de todos los aeronautas. El 7 de diciembre de 1920, previa información y petición del Provicario General Castrense, el Servicio de Aeronáutica Militar se pone bajo el patrocinio de Nuestra Señora de Loreto

Desde entonces el personal del Ejército del Aire español ha encontrado en Ella el apoyo espiritual y la confianza en su trabajo. La fiesta anual de Nuestra Señora de Loreto se celebra el día 10 de diciembre.

Salve Aviadora [escuchar]

Salve, Madre, Salve, Reina del Cielo,
de la hermosura una estrella,
de la pureza el fulgor;
fuente del más puro amor,
nuestra esperanza está en ella,
Salve, Madre, Salve, Reina del Cielo.

Si nuestras alas se quiebran,
al final de nuestro vuelo,
antes de llegar al suelo,
tus brazos con amor se abran,
Salve, Madre, Salve, Reina del Cielo.

Poesía de D. Antonio Linage a la Virgen de Loreto en el Centenario de la Aviación

A LA VIRGEN DE LORETO EN EL CENTENARIO DE LA AVIACIÓN

Entre vides y olivos del campo palestino
su casa, donde hilaba cuando a anunciarla vino
el Ángel del Señor;
era llena de gracia, mas quiso ser esclava,
y el universo entero en sus labios cantaba
el himno del amor.

Virgen, Madre y Esposa, del Espíritu al Verbo,
consumó en sus entrañas el decisivo acervo
de los profetas de Israel;
en el valle de lágrimas de nuestra triste herencia
llovió misericordias, a la nueva cadencia
del suave arcángel Gabriel.

Y desde los vergeles de aquella tierra ardiente,
del septentrión al austro, de levante a poniente
–los cuatro brazos de la Cruz–,
se hicieron los caminos altos de Santuarios,
el misterio inspirado floreciendo en rosarios
y la cera hecha luz.

Domus aurea, el aroma de la policromía
es incienso que toma el nombre de María
antífona auroral,
en Nazaret su casa respira himnos y cantos;
maduradas vinales las leyendas de santos
consuelo vesperal.

Y al palpitar las bóvedas de tambores de guerra
llamaron las campanas a paz en otra tierra,
la más alta navegación:
al volar de los muros por las nubes del cielo
miniaba anticipado el viejo humano anhelo
la angélica tripulación.

La casa palestina mudó de geografía:
la arquitectura intacta cual otrora María
su entrega virginal;
las fuerzas de la tierra se rindieron postradas,
presagiándole al hombre sus alas desplegadas
en un futuro ascensional.

Fervorines incólumes, la loa lauretana,
liturgia sabatina, ángelus de mañana,
altar de vino candeal;
en Loreto la casa teje su nueva saga,
entre mediterráneas caricias de biznaga
un calendario floreal.

Y cuando llegó al hombre la hora excelsa del vuelo,
desde entonces su vida entre el suelo y el cielo,
caballería sideral,
Madona de Loreto, del Aire la Señora
vela por esa grey que en lo Alto la implora,
nueva feligresía astral.

Our Lady of Airways y luces de aeropuerto,
concierto de motores en el místico huerto
de la elegida del buen Dios,
coros de pasajeros, pilotos y azafatas
que los planes de vuelo traducen a cantatas
en mejor gloria de los dos.

Yo que desde mi tierra soñé los altos vuelos,
por los hermanos buitres mecidos mis anhelos,
te elevo esta oración:
«Quiero tu hoja de ruta para mi último viaje,
su voz y su sonrisa el único equipaje,
ya eterna su canción».

ANTONIO LINAGE (Notario y Poeta)

2 comentarios:

Matías dijo...

Estimados:

La Virgen de Loreto también es Patrona de la Fuerza Aerea Argentina.

Cordiales Saludos

Lisbet Peña dijo...

Mi buena y hermosa señora, cubre bajo su santo manto a todos los pilotos y técnicos de aviación en el mundo entero.