miércoles, 19 de septiembre de 2007

La Misa: nada va a cambiar


Por D. Jesús Higueras, Párroco de Santa María de Caná.

ABC 15-9-2007

Algunas personas con mentalidad muy mundana quieren clasificar a la Iglesia entre progresismo y conservadurismo. Así, para ellos, algunas decisiones de los Pontífices son conservadoras y otras podrían ser progresistas.

Pero estos esquemas no sirven para entender la vida interna de la Iglesia, todo lo contrario. La Iglesia siempre es moderna porque vive el hoy del hombre actual, porque está compuesta por hombres de ahora, y a la vez la Iglesia es conservadora puesto que conserva un mensaje maravilloso, transmitido hace dos mil años por el Hijo de Dios.

Nuestra madre la Iglesia muchas veces toma decisiones que nos ayudan a estar más cerca del Señor y a vivir una mayor comunión entre todos los hombres. Este es el motivo por el cual el Papa Benedicto XVI ha decidido alentar a las personas a vivir la Misa, no con un único misal, sino con otros que a lo largo de la historia han verificado su bondad para acercarnos al misterio eucarístico.

Nada va a cambiar, sino que todo va a quedar más enriquecido. Algunas personas dicen «volvemos al latín», cuando el latín nunca se ha dejado. Es la lengua universal de la Iglesia y puede unirnos a todos mucho más.

Es verdad que ha habido un abandono negligente por parte de aquellos que tenemos la responsabilidad de conducir al pueblo de Dios, formarlo e iluminarlo, pero no es menos cierto que la Iglesia busca siempre puertas abiertas que nos conduzcan a Cristo. El motu proprio «Summorum Pontificum» acerca de la Misa es una nueva riqueza que la Iglesia ofrece a aquellos que les pueda beneficiar.

Es por tanto un motivo para dar gracias a Dios la preocupación que el Papa, Supremo Pastor de la Iglesia, tiene por todos los cristianos, para que seamos capaces de vivir la Eucaristía con más intensidad y una mayor profundidad y conciencia de lo que significa.