lunes, 15 de octubre de 2007

Música Sacra: parte necesaria e integrante de la Liturgia

Ciudad del Vaticano, 13 OCT 2007 (VIS).

Benedicto XVI visitó esta mañana el Pontificio Instituto de Música Sacra, cuya sede didáctica ha sido completamente renovada por iniciativa de la Santa Sede y gracias a la aportación de varios benefactores como la «Fondazione Pro Musica e Arte Sacra».

A su llegada el Papa fue recibido por el cardenal Zenon Grocholewski, prefecto de la Congregación para la Educación Católica y gran canciller de ese instituto y por su presidente, monseñor Valentin Miserachs Grau. En la iglesia de esa institución, el Santo Padre adoró durante unos momentos el Santísimo Sacramento y se dirigió después a la Biblioteca, también restaurada recientemente.

El Papa pronunció un breve discurso donde subrayó que la música sacra «constituye un tesoro de valor inestimable que sobresale entre las otras manifestaciones del arte, especialmente por el hecho de que el canto sacro, unido a las palabras, es parte necesaria e integrante de la liturgia solemne».

El Santo Padre recordó que Juan Pablo II «observaba que, hoy como siempre, tres características distinguen la música sacra litúrgica: la santidad, el arte verdadero, la universalidad, esto es, la posibilidad de ser propuesta a cualquier pueblo o asamblea».

«Por eso, la autoridad eclesiástica –dijo– debe comprometerse en orientar con sabiduría el desarrollo de un género de música tan exigente, sin “congelar” este tesoro, sino procurando integrar en la herencia del pasado las novedades valiosas del presente, para llegar a una síntesis digna de la elevada misión que tiene en el servicio divino».

Benedicto XVI concluyó manifestando la certidumbre de que el Pontificio Instituto de Música Sacra, en sintonía con la Congregación para el Culto Divino, no dejará de ofrecer su aportación «para un “aggionarmento” adapto a nuestros tiempos de las preciosas tradiciones de las que es rica la música sacra».

BXVI-VISITA/INSTITUTO MUSICA SACRA/GROCHOLEWSKIVIS 071015 (300)