viernes, 19 de octubre de 2007

Trabajo y matrimonio

El trabajo precario compromete el desarrollo sociedad

Ciudad del Vaticano, 19 OCT 2007 (VIS).

El Papa ha enviado un mensaje al arzobispo Angelo Bagnasco, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, con ocasión de la XLV Semana Social de los Católicos Italianos, que se celebra en Pistoia y en Pisa del 18 al 21 de octubre y cuyo tema es: El bien común hoy: un compromiso que viene de lejos.

[...] Refiriéndose a los problemas que el trabajo ocasiona en las familias y en los jóvenes, el Santo Padre escribe que «cuando la precariedad del trabajo no permite a los jóvenes construirse una familia, el desarrollo auténtico y completo de la sociedad resulta comprometido seriamente». El Papa vuelve a invitar a los católicos italianos a responder a estos desafíos «no con un repliegue renunciatario en sí mismos, sino con un dinamismo renovado, abriéndose con confianza a las nuevas relaciones y sin dejar de lado las energías capaces de contribuir al crecimiento moral y cultural».

Por último, Benedicto XVI habla de «un ámbito que estimula a los católicos a interrogarse: las relaciones entre religión y política», y recuerda que «la novedad substancial aportada por Jesús es que abrió el camino hacia un mundo más humano y libre, en el pleno respeto de la distinción y la autonomía que hay entre lo que es del César y lo que es de Dios».

«La Iglesia, por lo tanto, si por una parte reconoce que no es un sujeto político –anota el Papa– por otra no puede eximirse de interesarse por el bien de toda la comunidad civil, en la que vive y actúa, y de ofrecerle su aportación peculiar, formando en las clases políticas y empresariales un espíritu de verdad y honradez, que busca el bien común y no el beneficio personal».

MESS/SEMANA SOCIAL CATOLICOS/BAGNASCO VIS 071019 (480)

Promover la dignidad del matrimonio cristiano

Ciudad del Vaticano, 19 OCT 2007 (VIS).

El Papa recibió este mediodía a los prelados de la Conferencia Episcopal de la República del Congo, que acaban de realizar su visita ad limina.

[...] Benedicto XVI afirmó que «la disminución sensible del número de matrimonios canónicos es un verdadero desafío que grava sobre la familia. [...] La legislación civil, el debilitamiento de la estructura familiar, así como el peso de ciertas prácticas tradicionales, especialmente el coste desorbitado de la dote, son un freno real al compromiso de los jóvenes en el matrimonio».

«Es necesaria –terminó el Papa– una reflexión pastoral profunda para promover la dignidad del matrimonio cristiano, reflejo y realización del amor de Cristo por Su Iglesia. Es importante ayudar a las parejas a adquirir la madurez humana y espiritual necesaria para asumir de manera responsable su misión de esposos y de padres cristianos, recordándoles que su amor es único, indisoluble y que el matrimonio contribuye a la realización plena de su vocación humana y cristiana».

AL/.../REPUBLICA DEL CONGO VIS 071019 (480)