lunes, 28 de enero de 2008

PSOE y PP abortistas


El Gobierno elimina de la categoría de resto humano a los abortos de hasta 28 semanas, y según fuentes oficiales del Ministerio de Sanidad, «de forma unánime» todas las comunidades autónomas gobernadas por el Partido Popular dieron su visto bueno.

Fuente: ABC. Autor: Juan Fernández-Cuesta. Madrid.

El Reglamento de Policía Sanitaria Mortuoria, que data de 1974, considera a los restos humanos de entidad suficiente –para ser reconocidos como seres humanos– procedentes de abortos como cadáveres, y así, merecen el mínimo respeto de ser trasladados en un vehículo de un servicio funerario con las condiciones adecuadas, y con el destino general que tiene todo cadáver: al cementerio para su incineración o entierro. Este reglamento, aún en vigor, pretende ser modificado por el Gobierno socialista. De hecho, el anteproyecto facilitado por el Gobierno no considera resto humano al feto muerto de hasta 28 semanas de gestación.

Un resto humano tiene entidad suficiente para ser considerado como tal a partir de la semana duodécima o decimotercera de gestación. En el decreto de 1974 que está en vigor, «el destino final de todo cadáver (y de los restos humanos de entidad suficiente procedentes de abortos...) será uno de los tres siguientes: enterramiento en lugar autorizado, incineración o inmersión en alta mar». En el anteproyecto de real decreto (que aún no está en vigor), el Gobierno define resto humano de entidad suficiente a las «partes del cuerpo humano procedentes de abortos de más de 28 semanas».

Según la nueva legislación que propugna el Gobierno, el destino final de todo cadáver o resto humano será el «enterramiento en lugar autorizado o cremación en una instalación autorizada», incluido como resto humano el aborto exclusivamente de más de 28 semanas. Según fuentes oficiales del Ministerio de Sanidad, «de forma unánime» todas las comunidades autónomas gobernadas por el Partido Popular dieron su visto bueno.

Amillia, 22 semanas

Amillia nació en Estados Unidos después de 22 semanas de gestación. Pesaba menos de 300 gramos y medía 24 centímetros. Tenía problemas graves y sobrevivió. No parece ser un residuo sanitario. Antes, fue Christopher, de unos 600 gramos y menos de seis meses de gestación. También sobrevivió. Tampoco era un residuo sanitario. Seres sin nombre serán residuos sanitarios en España. De hasta 28 semanas de gestación, cuando está próximo a cumplirse el séptimo mes de embarazo.

El proceso será distinto. No habrá necesidades de tanto papeleo y la economía de las clínicas abortistas se verá beneficiada. Más de doce mil interrupciones voluntarias del embarazo se produjeron en el año 2006 en nuestro país a partir de la semana decimotercera, y casi todas antes de la semana 29. Hasta ahora, esos abortos deben ser tratados como restos humanos: servicio funerario, incineración o cremación, entierro en fosa común... Con la nueva ley, al vertedero. Cualquiera de las dos debe ser pagada por la clínica abortista, y el precio de la funeraria duplica al del vertedero.

Esterilizados y al vertedero

Las partes del cuerpo humano procedentes de amputaciones e intervenciones quirúrgicas seguirán teniendo la consideración de restos humanos. Aquellas procedentes de abortos de hasta 28 semanas irán a contenedor, posteriormente serán sometidas a un tratamiento de «saturación de vapor a alta temperatura y presión». Esos residuos, «una vez esterilizados, pierden su potencial infeccioso y adquieren las características de residuos asimilables a urbanos, procediéndose a su depósito en un vertedero controlado», según una de las compañías del sector.

1 comentario:

AE dijo...

Me gustaría saber dónde poder encontrar los documentos estos. Porque solo lo he leído a Juan Fernández-Cuesta en el ABC de hoy y ando buscando sus fuentes.
Saludos