viernes, 1 de febrero de 2008

La «Oración de ofrecimiento diario» del Apostolado de la Oración


La «Oración de ofrecimiento diario» del Apostolado de la Oración

«Ven, Espíritu Santo, inflama nuestro corazón en las ansias redentoras del Corazón de Cristo, para que ofrezcamos de veras nuestras personas y obras, en unión con Él, por la redención del mundo.

Señor mío, y Dios mío Jesucristo: Por el Corazón Inmaculado de María me consagro a Tu Corazón, y me ofrezco Contigo al Padre en Tu santo sacrificio del altar, con mi oración y mi trabajo, sufrimientos y alegrías de hoy, en reparación de nuestros pecados y para que venga a nosotros Tu Reino.

Te pido en especial:
– por el Papa y sus intenciones,
– por nuestro Obispo y sus intenciones,
– por nuestro Párroco y sus intenciones».