viernes, 2 de mayo de 2008

Plenaria Academia Ciencias Sociales: Perseguir bien común

Ciudad del Vaticano, 2 MAY 2008 (VIS).

Este mediodía se presentó en la Oficina de Prensa de la Santa Sede la XIV Sesión Plenaria de la Pontificia Academia de Ciencias Sociales, que se celebrará en el Vaticano del 2 al 6 de mayo, sobre el tema: «Perseguir el bien común: cómo pueden trabajar juntas la solidaridad y la subsidiariedad».

Intervinieron en la rueda de prensa el obispo Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Pontificia Academia de Ciencias Sociales; Margaret Archer, de la Universidad de Warwick (Reino Unido) y Pierpaolo Donati, de la Universidad de Bolonia (Italia).

El objetivo del encuentro, se lee en un comunicado, es «dar un nuevo sentido y aplicación al concepto de bien común en una época, como la de la globalización, en la que en algunos campos está llevando al aumento de desigualdades e injusticias sociales, a laceraciones y fragmentaciones del tejido social; en síntesis, a la destrucción de los bienes comunes en todo el mundo».

«La principal hipótesis -continúa-, es que los principios de subsidiariedad y solidaridad pueden, a diferencia de los compromisos entre socialismo y liberalismo, a movilizar nuevas fuerzas sociales, económicas y culturales de la sociedad civil, que dentro de los valores fundamentales políticamente compartidos, puedan generar aquellos bienes comunes de los que depende el futuro de la humanidad».

El programa prevé «un atento examen de los procesos actuales de cambio radical a la luz de los cuatro principios fundamentales de la doctrina social católica (dignidad de la persona humana, bien común, solidaridad y subsidiariedad) para comprender en qué modo y en qué medida son efectivamente aplicados estos principios, y para proponer nuevas soluciones donde éstos sean desconocidos, malentendidos, desatendidos o deformados».

Poniendo un ejemplo de cómo «estos principios se interpretan a menudo de modo que están muy lejos de los significados y de las intenciones que atañen a la doctrina social», se hace referencia a la familia: «el bien común de la familia se identifica con su patrimonio, la solidaridad familiar con los sentimientos de amor, la subsidiariedad con el dejar a cada “actor” definir la familia como mejor cree».

Desde el punto de vista práctico-operativo «se presentarán algunos “estudios de casos” sobre buenas prácticas», como: «nuevas formas de economía solidaria y subsidiaria; el acceso compartido a los bienes-información en las redes comunicativas (internet); las nuevas “Alianzas locales para la familia” (nacidas en Alemania y en difusión en Europa); iniciativas educativas y subsidiarias en los países en desarrollo y las organizaciones del tercer sector que usan el micro-crédito para el desarrollo social, económico y humano».

El comunicado concluye subrayando que «el desafío fundamental» de esta plenaria es el siguiente: «Una vez que se constate que el gran déficit de la Modernidad [...] ha sido y sigue siendo la solidaridad social, hay que ver si y cómo se puede superar este déficit por un nuevo modo de entender y practicar la subsidiariedad, como principio activo y promocional, no solo como defensivo y protectivo. En resumen, el desafío es que una nueva combinación de subsidiariedad y solidaridad sea la clave para activar los circuitos sociales de los que dependen los bienes comunes; es decir, para transformar la globalización en una “civilización del bien común”».

OP/BIEN COMUN/ACAD-SS VIS 080502 (520)

1 comentario:

Rómulo dijo...

Muchas gracias, anónimo autor del Núcleo de la Lealtad, gracias a tu documentado blog ya sé de qué clase de ideas debo protegerme, y la clase de libros que debo leer.
Especialmente ilustrativo es el Index Librorum Prohibitorum, lleno de algunas de las obras que amo y respeto, y que me demuestran día a día que puedo someterme a mi propio criterio, y no debo nada a la Autoridad de legitimidad metafísica.

Saludos
El marinero Vakulinchuk.