viernes, 13 de junio de 2008

Domus Galilaeae. Sagrada Escritura y Santísima Eucaristía


La Iglesia recibe y venera como inspirada la Sagrada Escritura, pero solo adora a Dios en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía.

Los errores del Camino Neo-Catecumenal llegan hasta el paroxismo en la construcción que han llevado a cabo en Tierra Santa, la llamada Domus Galilaeae, obra situada aproximadamente a kilómetro y medio de las ruinas de la antigua Corazím.

Qué actuales resuenan las palabras de Nuestro Señor, recogidas precisamente en el Evangelio dirigido a los judíos:

“Vae tibi, Chorazin! Vae tibi, Bethsaida! Quia si in Tyro et Sidone factae essent virtutes, quae factae sunt in vobis, olim in cilicio et cinere paenitentiam egissent”.

«¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que se han hecho en vosotras, tiempo ha que en sayal y ceniza se habrían convertido» (Mt 11, 21).

I. La Iglesia venera la Escritura y adora la Eucaristía. ¿Qué hace el Camino Neo-Catecumenal?

Veamos la descripción que hace el sitio web de la Domus Galilaeae sobre el Auditorio y la Biblioteca:

«Auditorio: Un elemento característico de este edificio es el Santuario de la Palabra, que servirá a cuantos vayan a esta casa a escrutar las Escrituras en un clima de oración y contemplación. En el área de este Santuario se encuentran 80 tronos y en la pared del fondo de este Santuario habrá un Tabernáculo con dos niveles: uno con la presencia del Santísimo y el otro con la presencia de la Escritura, según lo que enseña la Dei Verbum. [¿?]

La Biblioteca: Las dos presencias custodiadas en el Tabernáculo son como una puerta abierta en el muro de la muerte que rodea la vida de cada hombre. Delante del Tabernáculo hay tres arcos, puestos como recuerdo de la Santísima Trinidad. Las vidrieras modernas del Santuario, con colores considerablemente vivaces, recuerdan la Creación y el Jardín de Edén, donde el hombre paseaba y dialogaba con Dios».

Pero no es así. No debe ser así. La Sagrada Escritura y el Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo no pueden ser puestos al mismo nivel.

A este propósito, el Cardenal Alfredo Ottaviani, Pro-Prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe, de quien dijera Juan Pablo II en la Homilía por sus Exequias (6 de agosto de 1979) que “Ecce Sacerdos magnus, qui in diebus suis placuit Deo et inventus est iustus” (cf. Eccli 44,16-17: «Henoc agradó al Señor [...]. Perfectamente justo Noé fue hallado»), declaró:

«La asimilación equivalente de las dos partes de la Misa [Liturgia de la palabra y Liturgia eucarística], [afirmando, sin hacer ninguna distinción, que en la Misa se prepara la Mesa de la palabra de Dios y la mesa del Cuerpo de Cristo, para que los fieles sean “instruidos y alimentados”] como si estos dos signos tuvieran idéntica significación simbólica, debe ser declarada absolutamente ilegítima». Cardenal Ottaviani, 5 de julio de 1969.

La Iglesia recibe y venera como inspirados los 46 libros del Antiguo Testamento y los 27 del Nuevo, pero solo adora a Dios en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía.

La Iglesia venera la Escritura y adora la Eucaristía. Los cristianos no nos arrodillamos ante la Sagrada Escritura, sólo nos arrodillamos ante Dios, ante el Santísimo Sacramento. Esta es la fe de la Iglesia, enseñada por el Catecismo de la Iglesia Católica y el Santo Padre:

Catecismo de la Iglesia Católica, 1374

«El modo de presencia de Cristo bajo las especies eucarísticas es singular. Eleva la eucaristía por encima de todos los sacramentos y hace de ella “como la perfección de la vida espiritual y el fin al que tienden todos los sacramentos” (Santo Tomás de Aquino, Summa theologiae, III, q. 73, a. 3, c). En el santísimo sacramento de la Eucaristía están “contenidos verdadera, real y substancialmente el Cuerpo y la Sangre junto con el alma y la divinidad de nuestro Señor Jesucristo, y, por consiguiente, Cristo entero” (cf. Concilio de Trento, Sess. 13a, Decretum de ss. Eucharistia, canon 1: DS 1651)».

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, 282

«¿Cómo está Jesucristo presente en la Eucaristía? Jesucristo está presente en la Eucaristía de modo único e incomparable. Está presente, en efecto, de modo verdadero, real y sustancial: con su Cuerpo y con su Sangre, con su Alma y su Divinidad. Cristo, todo entero, Dios y hombre, está presente en ella de manera sacramental, es decir, bajo las especies eucarísticas del pan y del vino».

Benedicto XVI, Homilía en la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo (Jueves 22 de mayo de 2008)

«Aquí encontramos el tercer elemento constitutivo del Corpus Christi: arrodillarse en adoración ante el Señor. Adorar al Dios de Jesucristo, que se hizo pan partido por amor, es el remedio más válido y radical contra las idolatrías de ayer y hoy. Arrodillarse ante la Eucaristía es una profesión de libertad: quien se inclina ante Jesús no puede y no debe postrarse ante ningún poder terreno, por más fuerte que sea. Los cristianos sólo nos arrodillamos ante Dios, ante el Santísimo Sacramento, porque sabemos y creemos que en él está presente el único Dios verdadero, que ha creado el mundo y lo ha amado hasta el punto de entregar a su Hijo único (cf. Jn 3, 16).

Nos postramos ante Dios que primero se ha inclinado hacia el hombre, como buen Samaritano, para socorrerlo y devolverle la vida, y se ha arrodillado ante nosotros para lavar nuestros pies sucios. Adorar el Cuerpo de Cristo quiere decir creer que allí, en ese pedazo de pan, se encuentra realmente Cristo, el cual da verdaderamente sentido a la vida, al inmenso universo y a la criatura más pequeña, a toda la historia humana y a la existencia más breve. La adoración es oración que prolonga la celebración y la comunión eucarística; en ella el alma sigue alimentándose: se alimenta de amor, de verdad, de paz; se alimenta de esperanza, pues Aquel ante el cual nos postramos no nos juzga, no nos aplasta, sino que nos libera y nos transforma».

II. ¿Judaizantes?

Observemos ahora la descripción que hace el sitio web de la Domus Galilaeae sobre la Iglesia y la Capilla:

«La Iglesia y la Capilla: El complejo hospeda además la Iglesia para las celebraciones eucarísticas y una capilla del Santísimo con un cáliz estilizado en la bóveda que hace referencia a la Pasión de Cristo». «Entre la capilla y la iglesia está la zarza ardiente, una escultura ideada por Kiko Argüello».


La menorah
del emblema del Estado de Israel.

La zarza ardiente,
escultura ideada por Francisco José Gómez Argüello Wirtz

Sin comentarios. ¿Podría aplicarse a los seguidores de este llamado «itinerario de formación católica» el calificativo de «pérfidos judaizantes»?

Diccionario de la Lengua Española (vigésima segunda edición):

Pérfido, da
(del lat. perfĭdus): «Desleal, infiel, traidor, que falta a la fe que debe». / Perfidia (del lat. perfidĭa): «Deslealtad, traición o quebrantamiento de la fe debida».

Judaizante (del ant. part. act. de judaizar): «Que judaíza». / Judaizar (del lat. iudaizāre): «Dicho de un cristiano: Practicar pública o privadamente ritos y ceremonias de la ley judaica».

Sancta Maria, Turris davidica, Fœderis arca. Ora pro eis!

...

9 comentarios:

Guripa dijo...

A mi todo esto me parece un poco farisaico. Mucho contemplar la Ley, como los fariseos (ayunaban dos veces por semana,entregaban escrupulosamente el diezmo (MAT 9:14 ))... pero se quedan en eso solo.
Antes de buscar la paja en el ojo ajeno y juzgar la fe de los demás deberías, es un consejo, mirarte a ti mismo.

Cruzado Furioso dijo...

¿"Antes de buscar la paja en el ojo ajeno y juzgar la fe de los demás deberías, es un consejo, mirarte a ti mismo"?

Guripa, éso es como decir "eres un egoísta porque no piensas en mí"

Hablando de todo un poco, podrías haber agradecido "tomar prestados" los diseños de Núcleo de la Lealtad para tu blog. Ya sabes: es de bien nacidos ser agradecidos

Guripa dijo...

No. Me refiero a que tu te fijas mucho en la Ley (que es de cumplir, por supuesto) pero nada más. Consideras la relación con Dios como un mero cumplimiento de preceptos. Como los fariseos, vamos. Cumplo esto y así me salvo. ¿La Fe se reduce a eso? No creo que la relación con Dios se reduzca sólo a eso.
No creas que me iba a quedar callado al leer acusaciones de traidor por estar en un determinado sitio en la Iglesia, que gracias a Dios es muy grande, y además cuyos estatutos están aprobados por el Papa recientemente.
Por cierto, y hablando de todo un poco, me ha hecho gracia lo del "diseño" y que te tengo que agradecer no se que. Dime en que se parece tu blog y el mio. No veo coincidencias salvo cierto punto de vista que podemos tener en común sobre ciertas cosas.

Un saludo Cruzado

Cruzado Furioso dijo...

Guripa,

¿De qué ley dices que se habla en este artículo? Mira, qué típico de los NC. Si alguien dice que se equivocan te sueltan la nueva versión de Lc 18,11: “¡Oh Dios! Te doy gracias porque no soy como los demás hombres, QUE VIVEN BAJO LA LEY”. ¿Quién es el fariseo aquí?

Este artículo no va de la Ley, va de doctrina: doctrina eucarística. El Camino tiene una y la Iglesia otra. El Papa reinante dice que hay que adorar de rodillas a Cristo en la Eucaristía... se lo comentas a un catequista NC y se cae por los suelos de la risa: "Todavía vives bajo la Ley: Cristo está presente en la Comunidad, en la Palabra, etc... ¡No te has enterado!"

No Guripa, no. No me juzgues. Ya veo que no tienes ni idea de cual es mi planteamiento sobre la justificación. Es el católico. El del Concilio de Trento y el del Catecismo, 1993:

"La justificación establece la colaboración entre la gracia de Dios y la libertad del hombre. Por parte del hombre se expresa en el asentimiento de la fe a la Palabra de Dios que lo invita a la conversión, y en la cooperación de la caridad al impulso del Espíritu Santo que lo previene y lo custodia:

Cuando Dios toca el corazón del hombre mediante la iluminación del Espíritu Santo, el hombre no está sin hacer nada al recibir esta inspiración, que por otra parte puede rechazar; y, sin embargo, sin la gracia de Dios, tampoco puede dirigirse, por su voluntad libre, hacia la justicia delante de Él. [Cc. de Trento: DS 1525)".

Hablando de todo un poco: tienes dos diseños de Núcleo de la Lealtad en tu blog:

[1] Aborto legal / Crimen socialista y popular
[2] La Bandera Rojigualda con Águila Bicéfala (diseño nuestro por el verde de las esmeraldas navarras).

rufuks dijo...

Interesante aportación la de Guripa, ahora bien habría que dilucidar quien toma la religión en sentido farisaico y quien no, ya sabeis que por sus frutos les conocereis, y eso va por todos, asi que espero que no os enzarceis en un "y tú más.." y hagais examen de conciencia.

rufuks dijo...

¡aaahh! por cierto Cruzado con lo del plagio del blog te estas patinando.

Cruzado Furioso dijo...

Rukuks

Al día de hoy Guripa sigue colgando en su blog Indignidad dos diseños tomados de NdL:

1. PSOE y PP abortistas (Núcleo de la Lealtad, lunes 28 de enero de 2008): véase pulsando aquí.

2. Salutación a la Bandera (Núcleo de la Lealtad, martes 16 de octubre de 2007): véase pulsando aquí.

Anónimo dijo...

Hola a todos.

Primero es lo primero, hace 8 años pertenezco al Camino Neocatecumenal y me ha llamado la atención el artículo acerca de algunas "herejías" que se comenten los NC. Lo cierto es que yo mismo a veces me sentía contrariado por la liturgia del Camino y no entendía ciertas cosas. Sin embargo, después de una catequesis apropiada, tanto por sacerdotes NC y por otros que no lo son -jesuitas, salesianos, opus, etc.- he venido a entender que si el Santo Padre lo ha aprobado y así lo ha dispuesto, entonces no puede haber ningún argumento en contra que valga. Recientemente, como bien señala Guripa, el Papa Benedicto XVI ha aprobado los estatutos del Camino Neocatecumenal con ligeras variaciones en la liturgia eucarística que no incluye el arrodillarse durante la Consagración o la Comunión.

Gracias y saludos.

Anónimo dijo...

Viva el Concilio Vaticano II.
Este blog da miedo, más que nada por el tinte político fascistoide que se derrocha en cada palabra.