viernes, 13 de junio de 2008

Aprobados los Estatutos del Camino Neocatecumenal

Ciudad del Vaticano, 13 Jun 2008 (VIS).

El cardenal Stanislaw Rylko, presidente del Consejo Pontificio para los Laicos, hizo público hoy el decreto de aprobación definitiva de los estatutos del Camino Neocatecumenal.

Durante un acto celebrado en la sede del dicasterio, el purpurado entregó el decreto de aprobación junto con el texto final de los Estatutos a los iniciadores del Camino, Kiko Argüello y Carmen Hernández y al sacerdote italiano Mario Pezzi.

De este modo, se lee en un comunicado, «concluye el iter iniciado en 1997, por mandato del Papa Juan Pablo II, para otorgar al Camino un “reconocimiento jurídico formal” y hacerlo “patrimonio universal de la Iglesia”».

Los iniciadores del Camino Neocatecumenal manifiestan su «reconocimiento y gratitud al Papa Benedicto XVI, que con tanto amor -escriben- ha seguido y aprobado las conclusiones de los trabajos».

«El iter de aprobación se ha prorrogado porque el Camino, como instrumento para la iniciación cristiana de los adultos, produce frutos de distinta naturaleza -desde la renovación de las parroquias a la figura de los catequistas itinerantes y de las familias en misión; desde la formación de los presbíteros para la nueva evangelización en los más de setenta seminarios diocesanos Redemptoris Mater en el mundo, a la nueva experiencia de la missio ad gentes en Europa, Asia y América- bajo las directrices de cinco dicasterios vaticanos: Las Congregaciones para la Doctrina de la Fe, para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, para el Clero y para la Educación Católica, que han examinado con atención los Estatutos, junto al Pontificio Consejo para los Laicos, que ha coordinado y concluido el proceso».

Al final del comunicado, Kiko Argüello, Carmen Hernández y don Mario Pezzi escriben: «Tras la aprobación de los Estatutos y frente a los grandes desafíos que debe afrontar la Iglesia, nos alegra podernos ofrecer al Santo Padre y a los obispos para la nueva evangelización y la transmisión de la fe a las nuevas generaciones».

Desde los comienzos del Camino, todos los pontífices, desde Pablo VI hasta Benedicto XVI lo han sostenido. En 1990, Juan Pablo II reconocía el Camino Neocatecumenal «como un itinerario de formación católica, válida para la sociedad y para los tiempos de hoy» y manifestaba el deseo de que los obispos «valoricen y ayuden -junto con sus presbíteros- a esta obra para la nueva evangelización, para que se realice según las líneas propuestas por los iniciadores, en espíritu de servicio al Ordinario del lugar y en comunión con él, y en el contexto de la unidad de la Iglesia particular con la Iglesia universal».

El 29 de junio de 2002, con un decreto del Pontificio Consejo para los Laicos se aprobaban los Estatutos del Camino ad experimentum, durante un periodo de cinco años, que concluye con la presente aprobación definitiva.

El Camino Neocatecumenal, surgido en España en 1964, está difundido actualmente en más de cien países del mundo, algunos de ellos en territorios de misión. Siguiendo la línea de la renovación suscitada por el Concilio Vaticano II, el Camino se coloca al servicio de los obispos diocesanos y de los párrocos como una modalidad de redescubrimiento del sacramento del Bautismo y de educación permanente en la fe, propuesta a los fieles que desean reavivar en su vida la riqueza de la iniciación cristiana, recorriendo este itinerario de catequesis y de conversión. El Camino Neocatecumenal es, además, un instrumento para la iniciación cristiana de los adultos que se preparan a recibir el Bautismo.

.../ESTATUTOS CAMINO NEOCATECUMENAL/... VIS 080613 (590)

.