miércoles, 4 de junio de 2008

El Mensaje de Fátima

I. Oraciones de Fátima

Las oraciones enseñadas en Fátima por el Ángel y por Nuestra Señora ayudan a vivir el mensaje, que como dice el Papa Juan Pablo II, es de conversión y da vivencia en la gracia de Dios (Fátima, 1982).

Oraciones del Ángel

Meu Deus, eu creio, adoro, espero e amo-Vos. Peço-Vos perdão para os que não crêem, não adoram, não esperam e não Vos amam.

«Dios mío, yo creo, adoro, espero y Os amo. Os pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no Os aman».

Santíssima Trindade, Pai, Filho e Espírito Santo, adoro-vos profundamente e ofereço-vos o preciosíssimo Corpo, Sangue, Alma e Divindade de Jesus Cristo, presente em todos os sacrários da terra, em reparação dos ultrajes, sacrilégios e indiferenças com que Ele mesmo é ofendido. E pelos méritos infinitos do Seu Santíssimo Coração e do Coração Imaculado de Maria, pevo-Vos a conversão dos pobres pecadores.

«Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Os adoro profundamente y Os ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los sagrarios de la tierra, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que El mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón y del Corazón Inmaculado de María, os pido la conversión de los pobres pecadores».

Oraciones de Nuestra Señora

La Hermana Lucia cuenta en la 4.ª Memoria, que Nuestra Señora, en la aparición del 13 de julio de 1917, les recomendó:

Sacrificai-vos pelos pecadores e dizei muitas vezes, em especial sempre que fizerdes algum sacrifício:

«Sacrificaos por los pecadores, y decid muchas veces, en especial cuando hagáis algún sacrificio:

Ó Jesus, é por Vosso amor, pela conversão dos pecadores e em reparação pelos pecados cometidos contra o Imaculado Coração de Maria!

“Oh Jesús, es por vuestro amor, por la conversión de los pecadores y en reparación por los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María”».

En la misma aparición, Nuestra Señora volvió a insistir:

Quando rezais o terço, dizei depois de cada mistério:

«Cuando recéis el rosario decid, al final de cada misterio:

Ó meu Jesus, perdoai-nos, livrai-nos do fogo do inferno; levai as almas todas para o Céu, principalmente as que mais precisarem.

“Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, lleva al Cielo a todas las almas, especialmente las más necesitadas”».

III. La Devoción de los Primeros Sábados (P. Fernando Leite, SJ)

En la aparición del día 13 de julio anunció Nuestra Señora en Fátima:

Para impedir a guerra virei pedir a consagração da Rússia ao meu Imaculado Coração e a Comunhão reparadora nos Primeiros Sábados.

«Para impedir la guerra vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora de los Primeros Sábados».

Esta última devoción vino a pedirla, apareciéndose a la Hermana Lucía el 10/12/1925, en Pontevedra, España. Dijo entonces:

Olha, minha filha, o meu coração cercado de espinhos que os homens ingratos a todos os momentos me cravam com blasfémias e ingratidões. Tu, ao menos, procura consolar-me e diz que prometo assistir na hora da morte, com todas as graças necessárias para a salvação, a todos os que, no Primeiro Sábado de cinco meses seguidos, se confessarem, receberem a Sagrada Comunhão, rezarem um terço e me fizerem companhia durante quinze minutos, meditando nos 15 mistérios do Rosário com o fim de me desagravar.

«Mira, hija mía, a mi corazón cercado de espinas que los hombre ingratos me clavan en todos los momentos con blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos, procura consolarme y di que prometo asistir en la hora de la muerte, con todas las gracias necesarias para la salvación, a todos los que, en el primer sábado de cinco meses seguidos, se confiesen, reciban la Sagrada Comunión, recen un Rosario y me hagan compañía durante quince minutos, meditando los 15 misterios del Rosario con el fin de desagraviarme».

Nuestra Señora mostró su Corazón rodeado de espinas, que significan nuestros pecados. Pidió que hiciésemos actos de desagravio para sacárselos, con la devoción reparadora de los cinco Primeros Sábados. Como recompensa, nos promete todas as graças necessárias para a salvação «todas las gracias necesarias para la salvación».

Jesús en los dos años siguientes, 15 de febrero de 1926 y 17 de diciembre de 1927, insiste para que se propague esta devoción. Lucía escribió:

Da prática da devoção dos Primeiros Sábados, unida à consagração ao Imaculado Coração de Maria, depende a guerra ou a paz do mundo.

«De la práctica de la devoción de los Primeros Sábados, unida a la consagración al Inmaculado Corazón de María, depende la guerra o la paz del mundo».

Cinco, ¿por qué?

Son cinco los Primeros Sábados por, según reveló Jesús, ser:

Cinco as espécies de ofensas e blasfémias proferidas contra o Imaculado Coração de Maria.

1. – As blasfémias contra a Imaculada Conceição,
2. – Contra a sua Virgindade;
3. – Contra a Maternidade Divina, recusando ao mesmo tempo recebê-la como Mãe dos homens;
4. – Os que procuram infundir nos corações das crianças a indiferença, o desprezo e até o ódio contra esta Imaculada Mãe;
5. – Os que A ultrajem directamente nas suas sagradas imagens.

«Cinco las especies de ofensas y blasfemias proferidas contra el Inmaculado Corazón de María:

1.- Las blasfemias contra la Inmaculada Concepción;
2.- Contra su Virginidad;
3.- Contra la Maternidad Divina, rehusando al mismo tiempo recibirla como Madre de los hombres;
4.- Los que procuran infundir en los corazones de los niños la indiferencia, el desprecio y hasta el odio contra esta Inmaculada Madre;
5.- Los que La ultrajan directamente en sus sagradas imágenes».

Condiciones

Las condiciones para ganar el privilegio de los Primeros Sábados son cuatro:

1. Confesión. Para cada Primer Sábado es necesaria una confesión con intención reparadora. Se puede hacer cualquier día, antes o después del Primer Sábado, siempre y cuando se reciba la Comunión en estado de gracia. La vidente preguntó:

Meu Jesus, as (pessoas) que se esquecerem de formar essa intenção (reparadora)?

«Mi Jesús, ¿y las (personas) que se olviden de formular esta intención (reparadora)?».

Jesús respondió:

Podem formá-la na confissão seguinte, aproveitando a primeira ocasião que tiverem para se confessar.

«Pueden formularla en la confesión siguiente, aprovechando la primera ocasión que tengan para confesarse».

Las otras tres condiciones deben cumplirse en el propio Primer Sábado, a no ser que algún sacerdote, por motivos justos, conceda que se pueda hacer en el domingo a seguir.

2. La Comunión Reparadora.
3. El Rosario.
4. La meditación
, durante 15 minutos, de un solo misterio, de varios o de todos. También vale una meditación o explicación de tres minutos antes de cada uno de los 5 misterios del Rosario que se está rezando.

En todas estas cuatro prácticas se debe tener la intención de desagraviar al Inmaculado Corazón de María.

La devoción de los cinco Primeros Sábados fue aprobada por el obispo de Leiría el 13/09/1939, en Fátima.

IV. El Mensaje de Fátima

El Mensaje de Fátima es invitación y una escuela de salvación.

Fue iniciado por el Ángel de la Paz (1916), y completado por Nuestra Señora (1917). En grado heroico fue vivido por los tres pastorcitos.

El mensaje de Fátima, que es Evangelio, resalta los siguientes puntos:

- La conversión permanente,
- La oración, sobre todo el rezo del rosario,
- El sentido de la responsabilidad colectiva y la práctica de la reparación.

La aceptación de este mensaje trae consigo la consagración al Inmaculado Corazón de María, que es el símbolo esencial de fidelidad y de apostolado.

V. Enlaces

Santuário de Fátima
- [Português]
Congregação para a Doutrina da Fé, Documentos sobre “A Mensagem de Fátima”, 26 de junho de 2000 [Português]

Santuario de Fátima - [Español]
Congregación para la Doctrina de la Fe, Documentos sobre “El Mensaje de Fátima”, 26 de junio de 2000 [Español]