martes, 17 de junio de 2008

Congreso y exposición por el 50 aniversario de la muerte del Siervo de Dios Papa Pío XII

Documentos de S.S. Pío XII en vatican.va: pulse aquí
Documentos de S.S. Pío XII en clerus.org: pulse aquí

Ciudad del Vaticano, 17 JUN 2008 (VIS).

Esta mañana, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, se presentaron dos iniciativas con ocasión del 50 aniversario de la muerte del Siervo de Dios Papa Pío XII: Un Congreso sobre su Magisterio y una exposición fotográfica.

Intervinieron en la rueda de prensa el obispo Salvatore Fisichella, Rector Magnífico de la Pontificia Universidad Lateranense; el padre Gianfranco Ghirlanda, S.I., Rector Magnífico de la Pontificia Universidad Gregoriana; monseñor Walter Brandmüller, Presidente del Pontificio Comité de Ciencias Históricas; Giovanni Maria Vian, director de L’Osservatore Romano y Giovanni Morello, Presidente de la Fundación para los Bienes y las Actividades Artísticas de la Iglesia.

Refiriéndose a Pío XII y a sus años de pontificado de 1939-1958, monseñor Fisichella destacó las «peculiares dotes, sobre todo espirituales, pero también intelectuales y diplomáticas» del pontífice italiano.

En este papa, dijo, «confluyen diversas situaciones históricas de carácter relevante: las dos guerras mundiales, el genocidio de los judíos, la ocupación comunista de varias naciones cristianas, la “guerra fría”, las nuevas conquistas de la ciencia, las innovaciones de algunas escuelas teológicas».

El obispo Fisichella señaló que aunque existen muchos aspectos del pontificado que ya se han estudiado, sin embargo, «lo que sigue siendo desconocido en gran parte es el influjo que Pío XII tuvo sobre el Concilio Vaticano II». En este contexto recordó las 43 encíclicas «que marcaron su pontificado y los numerosísimos discursos con los que afrontó los temas más controvertidos de la época».

«En este magisterio -continuó- hay algunos rasgos peculiares que se pueden sintetizar en tres puntos: en primer lugar, la promoción de la doctrina. La definición del dogma de la Asunción -1950- es memorable; [...] en segundo lugar, la defensa de la doctrina y el descubrimiento de los errores». Por ejemplo, la encíclica Humani generis (1950) «afrontaba entre otros, el grave problema del relativismo teológico». Por otra parte, el pontífice, añadió, «nunca dejó de hablar de manera clara y explícita cuando las circunstancias lo exigían».

El padre Ghirlanda habló del congreso que se celebrará del 6 al 8 de noviembre de 2008 en las pontificias universidades Gregoriana y Lateranense. Pío XII estudió en la Gregoriana y en el Pontificio Ateneo del Seminario Romano del Apolinar, actualmente Universidad Lateranense.

El congreso, cuyos relatores serán profesores de ambas universidades, se celebrará en dos jornadas: «en la primera -dijo- habrá cuatro conferencias sobre la visión general de Pío XII y el contexto cultural e histórico en el que el gran pontífice elaboró su magisterio» y se afrontarán temas como «el desarrollo de los estudios bíblicos, la evangelización, la libertad religiosa y las relaciones Iglesia-Estado, los medios de comunicación social».

El padre Ghirlanda señaló que durante la segunda jornada se hablará sobre «la enseñanza de Pío XII en los campos de la eclesiología, de la liturgia y del papel del laicado y de su visión sobre la relación Iglesia-mundo, la mariología, los temas concernientes a la medicina y la moral y cuestiones de derecho canónico».

«Otro evento conmemorativo -explicó monseñor Walter Brandmüller- será la exposición fotográfica “Pío XII: el hombre y el pontificado”, que ilustrará la biografía de un pontífice grande y excepcional admirado por sus contemporáneos. La muestra reconstruye la historia de Eugenio Pacelli desde la juventud a la muerte, a través de imágenes, en muchas ocasiones inéditas y también de objetos personales y documentos, su formación en los ateneos pontificios romanos, el aprendizaje en la Secretaría de Estado para la carrera diplomática, su misión en Alemania (primero en Munich y después en Berlín), la vuelta al Vaticano como Secretario de Estado y por fin la elección al solio pontificio».

Giovanni Morello recordó que la exposición (21 de octubre 2008 - 6 de enero 2009), que tendrá lugar en el Braccio de Carlomagno, seguirá la obra del pontífice «a través de fotos de época, en gran parte facilitadas por el servicio fotográfico de L’Osservatore Romano y de documentos y recuerdos personales prestados por la familia de los príncipes Pacelli y de La Famiglia Spirituale “L’Opera”».

«El esquema de la exposición parte del momento del nacimiento de Pío XII (Roma, 2 de marzo de 1876) y recorre las etapas de su formación juvenil y escolar hasta llegar a la ordenación sacerdotal el 2 de abril de 1899. El joven sacerdote, entrado muy pronto al servicio de la Santa Sede, fue consagrado obispo por Benedicto XV en la Capilla Sixtina el 13 de mayo de 1917 y designado nuncio, primero en Baviera (1917-1924) y luego en Berlín (1925- 1929), en un período crucial para la historia alemana».

El 16 de diciembre de 1929 Pío XI lo crea cardenal y sucesivamente lo nombra Secretario de Estado, convirtiéndolo en su principal colaborador como atestiguan, precisó Morello, las correcciones y notas de Pacelli en la preparación de los documentos más importantes, entre ellos la encíclica Mit brennender Sorge. Durante esta época el cardenal Pacelli efectúa numerosos viajes y, después de varios siglos, es el primer Secretario de Estado que viaja como Legado del Papa. El futuro Pío XII visitó Argentina, Brasil, Uruguay, Estados Unidos, Francia...

La exposición sigue también los acontecimientos del pontificado de Pío XII, con particular referencia a los ocurridos durante la segunda guerra mundial y a la acción humanitaria de la Santa Sede en favor de personas y poblaciones, como la de Roma.

«Aparte de su carácter histórico y documental, la exposición tiene un gran interés artístico -reveló Morelli-. No todos saben que el primer núcleo de la colección de arte contemporánea de los Museos Vaticanos, ampliada durante el pontificado de Pablo VI, obedece a la iniciativa de Pío XII. [...] Se exponen diez obras de Carrá, De Chirico, De Pisis, Morandi, Rouault, Sironi, Utrillo y otros, pertenecientes a este núcleo originario, además de algunos bocetos del concurso para la Puerta Santa de San Pedro con motivo del Año Santo de 1950».

«El aspecto artístico de la muestra se enriquece con algunos de los “dones” ofrecidos a Pío XII durante su pontificado, como la “Paz” que le regaló el presidente italiano Luigi Einaudi, el servicio de escritorio, obra de Giovanni Valadier, regalo del ayuntamiento de Roma, o el reloj de mesa ofrecido por el primer representante personal del presidente de Estados Unidos, antaño en la Biblioteca Apostólica Vaticana y hoy en los Museos Vaticanos. Preciosas obras que se unen a los paramentos y objetos utilizados por Pío XII, hoy conservados en el Tesoro Litúrgico Pontificio».

OP/PIO XII/... VIS 080617 (1000)

.