lunes, 22 de diciembre de 2008

Felices Pascuas

«La Virgen da hoy a luz al Eterno
Y la tierra ofrece una gruta al Inaccesible.
Los ángeles y los pastores le alaban
Y los magos avanzan con la estrella.
Porque Tú has nacido para nosotros,
Niño pequeño, ¡Dios eterno!».

Santo Romanos el Melódico, Kontakion, 10,
In diem Nativitatis Christi, Prooemium: SC 110, 50.


«Como una divina sinfonía universal, de todas las lenguas sube al cielo un himno de júbilo, un canto de adoración de corazones humildes y agradecidos: Cristo nos ha nacido; venid, adorémosle (Canto litúrgico navideño: Adeste fideles). ¡Himno inmortal de libertad de los desterrados hijos de Eva! Los cuales casi llegan a olvidar el dolor del paraíso perdido por la culpa de los primeros padres; las espinas y zarzas que en la tierra, profanada por el pecado, germinan desde la caída de Adán; y en el pesebre de Belén, ante el celeste Niño y ante la Virgen Madre del recién nacido Emmanuel, se postran en el polvo, conmovidos y llenos de santo estupor por los admirables designios de la Providencia divina».

Pío XII, Discurso a la Curia romana por Navidad, 5 (24 de diciembre de 1940).


Adeste fideles. Escuchar antífona

Adeste fideles, laeti triumphantes
Venite, venite in Bethlehem
Natum videte, Regem angelorum

Venite adoremus, venite adoremus
Venite adoremus Dominum.

En grege relicto, humiles ad cunas,
vocati pastores approperant.
Et nos ovantes gradu festinemus.

Venite adoremus, venite adoremus
Venite adoremus Dominum.

Aeterni Parentis splendorem aeternum,
Velatum sub carne videbimus
Deum Infantem, pannis involutum.

Venite adoremus, venite adoremus
Venite adoremus Dominum.

Pro nobis egenum et foeno cubantem,
Piis foveamus amplexibus:
Sic nos amantem quis non redamaret?

Venite adoremus, venite adoremus
Venite adoremus Dominum.

Adeste fideles. Traducción española

Venid fieles todos, alegres y triunfantes
Venid, venid a Belén
Contemplad al niño, Rey de los ángeles

Venid, adorémosle, venid, adorémosle
Venid y adoremos al Señor.

Ved cómo, dejando el rebaño, humildemente hacia la cuna
rápidamente se acercan los pastores al ser llamados,
Y nosotros apresurémonos con paso alegre.

Venid, adorémosle, venid, adorémosle
Venid y adoremos al Señor.

El esplendor eterno del Padre Eterno
Lo veremos oculto bajo la carne
Al Dios Niño envuelto en pañales

Venid, adorémosle, venid, adorémosle
Venid y adoremos al Señor.

Por nosotros pobre y acostado en la paja
Démosle calor con nuestros cariñosos abrazos
A Quien así nos ama ¿quién no le amará?

Venid, adorémosle, venid, adorémosle
Venid y adoremos al Señor.

.


1 comentario:

Constantino dijo...

Feliz y santa Navidad para ti y los tuyos