viernes, 18 de septiembre de 2009

Tolkienmanía

Consejo Pontificio de la Cultura, Culture e Fede - Cultures et Foi - Cultures and Faith - Culturas y Fe Revista trimestral (con artículos en español, francés, inglés e italiano); INDEX GENERALIS 2002; NOTITIAE N.1

http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/cultr/documents/rc_pc_cultr_20020310_doc_i-2002-not_en.html

TOLKIENMANIA

En plena ola de Tolkienmanía, la revista estadounidense Catholic Reporter, en su número de diciembre de 2001, ofrece un interesante dossier acerca de la más conocida de las obras de J.R.R. Tolkien, El Señor de los Anillos, cuya versión cinematográfica ha aparecido en las pantallas de todo el mundo durante el período navideño. Tolkien no es un perfecto desconocido para los lectores de lengua española; sin embargo, difícilmente lograría el primer puesto en la lista de libros más vendidos, como en cambio sucede en el mundo de lengua inglesa, donde El Señor de los anillos fue la obra más votada en una encuesta realizada entre 25000 bibliófilos británicos. En otra encuesta parecida, convocada por el Daily Telegraph, Tolkien resultó el mayor escritor del siglo XX, por encima de George Orwell y de Evelyn Waugh. Esta parece ser la tónica dominante de las encuestas populares, confirmadas por las cifras de ventas. No todos saben, sin embargo, que John Roland Tolkien, catedrático de filología inglesa en la universidad de Oxford, era católico practicante, hombre de fe profunda y piedad sincera. El testimonio de su fe honda y límpida, llena de alegría, fue un factor decisivo en la conversión del gran apologeta cristiano de los tiempos modernos, C.S. Lewis, autor de las conocidas Cartas del Diablo a su sobrino (The Screwtape Letters) y Crónicas de Narnia.

En el dossier publicado por el Catholic Reporter, Joseph Pearce, autor de una importante biografía de Tolkien, destaca la visión armónica del mundo creado por Tolkien –la Tierra Media– en la que se refleja su visión católica del hombre y del cosmos. Si bien es cierto que en la conocida trilogía las referencias religiosas explícitas son casi inexistentes, no lo es menos que el universo descrito por Tolkien es un mundo católico, en el que están presentes la gracia, el pecado, la debilidad del hombre, la importancia de la amistad. Son aspectos que la mayor parte de los lectores –o espectadores– de Tolkien, difícilmente podrán comprender en una primera lectura. C.S. Lewis, amigo personal de Tolkien, a quien debe mucho su conversión, decía que el ateo o, en nuestro caso, el neopagano o agnóstico, no puede ser demasiado cuidadoso con lo que lee. Sin embargo, como afirma Pearce en su artículo, quien profundice en la lectura de estas obras se encontrará con un mundo de verdades que hasta ahora habían quedado fuera de su alcance. Y “si acompaña a la comunidad del anillo hasta las profundidades de Mordor y más allá, podrá incluso llegar a darse cuenta de que estas estupendas verdades apuntan a la estupenda Verdad de todo. Y si llega hasta el final, podrá darse cuenta entonces de que la búsqueda es, en realidad, una peregrinación”.

La comparación con Harry Potter, otra obra de fantasía que ha alcanzado notable éxito en los últimos años, es inevitable. Michael O’Brien, artista profesional y escritor, en una entrevista que forma parte del mismo dossier, hace un interesante análisis de ambas obras. Para O’Brien, en cada una de las obras mencionadas subyacen modelos antropológicos diversos. El mundo de Tolkien presenta la visión de un universo jerarquizado y ordenado, guiado por la ley natural, circundado de maravilla y de misterio. Los poderes sobrenaturales de que gozan algunos personajes superiores son un don recibido y nunca algo natural. En manos de los hombres, tales poderes constituyen una amenaza para sí mismos: tales poderes corrompen al hombre. Este es el mensaje fundamental de Tolkien. El mundo de Harry Potter, por el contrario, es un mundo plano, no jerárquico, donde los poderes especiales o mágicos son algo neutro o bueno, no recibido de nadie, sino autónomos.

Preguntado por la razón de la extraordinaria difusión de este tipo de literatura, O’Brien afirma que es sintomático de una generación, en la que, a medida que el hombre pierde el sentido de lo sagrado y de lo trascendente, siente que se abre ante él un vacío. Por ello busca más allá de su propio mundo limitado, el mundo material, huellas o pistas que le conduzcan a un sentido superior. La lectura de estas obras, especialmente la obra tolkieniana, puede constituir una eficaz pre-evangelización: El Señor de los anillos está irradiado por la presencia implícita e invisible de Cristo. Habla de una era mitológica precristiana, en la que el sentimiento de una encarnación futura es palpable, si bien no a primera vista. En él está todo, muchos símbolos cristianos y alegorías que están explícitamente presentes, la sabiduría cristiana... toda la obra gira en torno a la santidad y la maravilla de la creación necesitada de redención. El mundo de Harry Potter, se sitúa en las antípodas del universo tolkieniano, como un gnosticismo en el que en definitiva el hombre se salva a sí mismo adquiriendo conocimiento y poderes ocultos. Representa una visión contraria a la Encarnación, mientras que Tolkien es verdaderamente católico, es decir sostiene una visión que implica la encarnación.

EL CARDENAL RATZINGER SE OPUSO LOS LIBROS DE HARRY POTTER

RIMSTING, Alemania, 13 de julio de 2005 (LifeSiteNews.com) -
LifeSiteNews.com ha obtenido y ofrece on line ejemplares de las dos cartas dirigidas por el cardenal Josef Ratzinger, recientemente elegido papa, a una escritora alemana crítica de los libros de Harry Potter. En marzo de 2003, un mes después de que los medios de comunicación hicieran correr por el mundo de habla inglesa la noticia errónea de que el papa Juan Pablo II estaba de acuerdo con Harry Potter, el hombre que iba a ser su sucesor dirigió una carta a la alemana Gabriele Kuby afirmando su conformidad con su oposición a las obras de J.K. Rowling. (Véase abajo: enlaces a copias escaneadas de las cartas firmadas del cardenal Ratzinger).

Estando a punto de salir el sexto libro de la serie de Harry Potter −Harry Potter y el Príncipe Mestizo− la noticia que el entonces cardenal Josef Ratzinger expresó serias dudas para con dichos libros ahora empieza a difundirse en el mundo de habla inglesa, hasta ahora bajo la impresión de que el Vaticano estaba de acuerdo con ellos.

En una carta con fecha del 7 de marzo de 2003, el cardenal Ratzinger agradeció a Kuby su libro «aclarador» titulado «Harry Potter - gut oder böse» (Harry Potter: ¿bueno o malo?), en el cual Kuby afirma que los libros Potter corrompen los corazones de los jóvenes, impidiendo la formación adecuada del sentido ordenado del bien y del mal, dañando así su relación con Dios mientras ésta se encuentra todavía en su infancia.

«Es bueno que Vd. ilumine las personas sobre Harry Potter, dado que se tratan de seducciones sutiles, que actúan desapercibidas y así distorsionan profundamente el cristianismo en el alma antes de que pueda crecer adecuadamente» escribió Ratzinger.

En su carta también animó a Kuby a mandar su libro sobre Harry Potter al prelado vaticano que comentó sobre Potter durante una rueda de prensa, dando lugar a la difusión del supuesto apoyo de Harry por parte del Vaticano. En dicha rueda de prensa del Vatican, dedicada a presentar un documento sobre el New Age en abril de 2003, uno de los presentadores, el Monseñor Peter Fleetwood, hizo un comentario positivo sobre los libros de Harry Potter al responder a una pregunta hecha por un periodista. Abundaban en los medios prevalecientes titulares como los siguientes: «Papa aprueba Potter» (Toronto Star), «Papa defensor de los libros Potter» (BBC), «Harry Potter está bien para prelado» (Chicago Sun Times) y «Vaticano: Harry Potter está bien para nosotros» (CNN Asia).

En una carta posterior dirigida a Kuby el 27 de mayo de 2003, el cardenal Ratzinger «gustoso» da permiso a Kuby a hacer público «mi juicio sobre Harry Potter».

El más destacado crítico de Potter en America, escritor y artista católico Michael O’Brien hablo com LifeSiteNews.com sobre el «juicio» del ahora papa Benedicto diciendo, «El discernimiento del Papa Benedicto XVI hace relucir la profundidad y anchura de sus dones de discernimiento espiritual». O’Brien, autor de un libro que trata el asunto de las obras de fantasía para niños, añadió: «esto es coherente con muchas de las declaraciones que ha hecho desde que fue elegido a la Sede de Pedro, de hecho con las que ha hecho durante los últimos 20 años: es una lectura penetrante y acertada de la creciente milicia espiritual que sube a un nuevo plano de lucha en la civilización occidental. Es un hombre en que se integran un intelecto prodigioso con grandes dones espirituales. Es el padre de la Iglesia universal y nos conviene de verdad escucharlo».

Traducción al español:

Ciudad del Vaticano
7 de marzo de 2003

Estimada y querida Señora Kuby:

Muchas gracias por su amable carta del 20 de febrero y el libro aclarador que me ha enviado en el mismo correo. Es bueno que Vd. ilumine las personas sobre Harry Potter, dado que se tratan de seducciones sutiles, que actúan desapercibidas y distorsionan así profundamente el cristianismo en el alma antes de que pueda crecer adecuadamente.

Quisiera sugerir que Vd. escriba directamente a don Peter Fleetwood, (Consejo Pontificio para la Cultura, Piazza S. Calisto 16, I00153 Rome) y enviarle su libro.

Saludo sinceros y bendiciones,

+ Cardenal Josef Ratzinger

Traducción al inglés (del alemán) de las dos cartas del Cardenal Ratzinger:

[1] Vatican City
March 7, 2003

Esteemed and dear Ms. Kuby!
Many thanks for your kind letter of February 20th and the informative book which you sent me in the same mail. It is good, that you enlighten people about Harry Potter, because those are subtle seductions, which act unnoticed and by this deeply distort Christianity in the soul, before it can grow properly.

I would like to suggest that you write to Mr. Peter Fleedwood, (Pontifical Council of Culture, Piazza S. Calisto 16, I00153 Rome) directly and to send him your book.

Sincere Greetings and Blessings,
X Joseph Cardinal Ratzinger

[2] Vatican City
May 27, 2003

Esteemed and dear Ms. Kuby,
Somehow your letter got buried in the large pile of name-day , birthday and Easter mail. Finally this pile is taken care of, so that I can gladly allow you to refer to my judgment about Harry Potter.

Sincere Greetings and Blessings,
X Joseph Cardinal Ratzinger

Enlaces a copias escaneadas de las dos cartas firmadas del cardenal Ratzinger (en alemán), formato PDF:

http://www.lifesite.net/ldn/2005_docs/ratzingerletter.pdf
http://www.lifesite.net/ldn/2005_docs/ratzingerpermission.pdf

.