martes, 20 de octubre de 2009

Los veinticuatro Escudos del Salón de Reinos del Palacio del Buen Retiro

El Salón de Reinos del Palacio del Buen Retiro fue decorado espléndidamente: como nexo de unión entre arquitectura, pintura y símbolo, se pintaron, en los lunetos de la bóveda, veinticuatro Escudos con la representación de los veinticuatro Reinos que formaban el Imperio español, todo ello bajo el asesoramiento artístico de Rojas Zorrilla y Diego Velázquez.

Al planear el Palacio del Buen Retiro, se encargó a Zurbarán que pintase los doce Trabajos de Hércules. Al final, Zurbarán sólo pintó diez telas para que correspondiesen a cada uno de los ventanales de los muros norte y sur. No obstante, el número doce, que hace alusión a los meses y los signos, está presente en la serie de los doce grandes cuadros de batallas que se encuentran en el mismo nivel de los Trabajos, y duplicado, en los veinticuatro escudos de los Reinos de la Monarquía, que figuran en la parte alta, donde arranca la bóveda, a la que sostienen como heráldicos atlantes.

Cada batalla corresponde así a un mes, y en cierto modo a un trabajo hercúleo. El número doce, igualmente, puede verse en las doce mesas de jaspe, de singular riqueza, que decoraban la pieza. Junto a cada una de ellas se erguía un león de plata, animal solar por excelencia, que volvía a emitir como un rugido, el número zodiacal. De la misma manera que los doce meses se reducen a las cuatro estaciones, en los muros este y oeste se encontraban los magníficos cuatro retratos ecuestres, que personificaban tanto el pasado como el presente. Y así, como las cuatro estaciones se reducen a la unidad del año, podemos ver, como si fuese el Sol que asoma por el horizonte, el maravilloso retrato ecuestre del Príncipe Baltasar Carlos, esperanza de la Monarquía y del futuro de la dinastía.

Doce son los vanos de los muros abiertos a pie de tierra: diez ventanales, en los muros norte y sur, y dos puertas en los perpendiculares. Entre estos vanos se encajaron las tres series de pinturas, como en la zona superior, la de los veinticuatro Reinos. El número total de balcones y puertas es de veintiocho: acaso se quiere evocar de este modo el número de los días de la revolución lunar.

Los veinticuatro Escudos del Salón de Reinos del Palacio del Buen Retiro

Nuestra Patria, fue llamada unas veces la Monarquía Católica, otras, la Monarquía Hispánica, y, con frecuencia también, Las Españas. Nombres con los que se designó a esa singular integración de Pueblos, dentro de un mismo orden político, que se esforzó en mantener las peculiaridades de cada uno de ellos, en la medida compatible con la unidad del todo.



Escudos de los Reinos de la Monarquía Católica

1. Escudo de Aragón
2. Escudo de Castilla [y de León]
3. Escudo de Cataluña
4. Escudo de Córdoba
5. Escudo de Galicia
6. Escudo de Granada
7. Escudo de Jaén
[2]. Escudo de León [y de Castilla]
8. Escudo de Murcia
9. Escudo de Navarra
10. Escudo de Sevilla
11. Escudo de Toledo
12. Escudo de Valencia
13. Escudo de Vizcaya
14. Escudo de Austria
15. Escudo de Borgoña
16. Escudo de Brabante
17. Escudo de Cerdeña
18. Escudo de Flandes
19. Escudo de México
20. Escudo de Milán
21. Escudo de Nápoles
22. Escudo del Perú
23. Escudo de Portugal
24. Escudo de Sicilia

.


7 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
JRFG dijo...

Hay algún error. El de Nápoles es en realidad de Jerusalén. Cataluña nunca usó el señal real, sino las armas de Barcelona, como tampoco Aragón como reino ( dado que eran las armas de su rey, no de ningún reinovo condado).

JRFG dijo...

Hay algún error. El de Nápoles es en realidad de Jerusalén. Cataluña nunca usó el señal real, sino las armas de Barcelona, como tampoco Aragón como reino ( dado que eran las armas de su rey, no de ningún reinovo condado).

JRFG dijo...

Hay algún error. El escudo de Nápoles es en realidad de Jerusalén. Además, Cataluña nunca usó el señal real como armas propias porque eran del rey, no de condado o reino alguno. Por ese motivo tampoco el reino de Aragón las empleó solas, sino con los otros símbolos que figuran. Lo mismo hizo Cataluña, que siempre usó las armas del condado de Barcelona, armas que siguen en la bandera actual de la ciudad.

JRFG dijo...

Hay algún error. El escudo de Nápoles es en realidad de Jerusalén. Además, Cataluña nunca usó el señal real como armas propias porque eran del rey, no de condado o reino alguno. Por ese motivo tampoco el reino de Aragón las empleó solas, sino con los otros símbolos que figuran. Lo mismo hizo Cataluña, que siempre usó las armas del condado de Barcelona, armas que siguen en la bandera actual de la ciudad.

Santi dijo...

Castilla y León aparecen juntos dos veces. Uno pretendiendo ser el de León y otro el de Castilla en el blog, pero amnbos son ele mismo y llevan debajo escrito Castilla y León.

Joaquim_Link dijo...

Martín I en la Corte general de Cataluña de 1406 sobre lo que le dijo su bisabuelo Jaime II a su hijo Alfonso antes de ir a la conquista de la isla de Cerdeña: "fill jo us dono la bandera nostra antiga del Principat de Catalunya, la nostra bandera reial".

Su mujer María de Luna, de nación aragonesa!, en el Parlamento general de 1396 sobre las naves que tenían que ir a recoger a su marido Martín a Sicilia: "que les galees no porten banderas, cendals ne panyos de senyal alcú sinó del comptat de Barchelona, ço es, barres grogues e vermelles tantsolament".