viernes, 11 de diciembre de 2009

Únicamente la Cruz, la Cruz de Cristo


SANTA MISA EN LA SOLEMNIDAD DE LA ASUNCIÓN
DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

HOMILÍA DE SU SANTIDAD BENEDICTO XVI

Parroquia Pontificia de Santo Tomás de Villanueva, Castelgandolfo
Lunes 15 de agosto de 2005

«Apliquemos esto a nuestra vida. Es importante que Dios sea grande entre nosotros, en la vida pública y en la vida privada. Nella vita pubblica, è importante che Dio sia presente, ad esempio, mediante la Croce negli edifici pubblici. En la vida pública, es importante que Dios esté presente, por ejemplo, mediante la cruz en los edificios públicos; que Dios esté presente en nuestra vida común, porque sólo si Dios está presente tenemos una orientación, un camino común; de lo contrario, los contrastes se hacen inconciliables, pues ya no se reconoce la dignidad común. Engrandezcamos a Dios en la vida pública y en la vida privada. Eso significa hacer espacio a Dios cada día en nuestra vida, comenzando desde la mañana con la oración y luego dando tiempo a Dios, dando el domingo a Dios. No perdemos nuestro tiempo libre si se lo ofrecemos a Dios. Si Dios entra en nuestro tiempo, todo el tiempo se hace más grande, más amplio, más rico». Benedicto XVI, Solemnidad de la Asunción de la Virgen María (15 de agosto de 2005).

Únicamente la Cruz, la Cruz de Cristo

En los edificios públicos, ni imágenes de Alejandro Magno, ni de Buda, ni de Confucio, ni de Hermes, ni de Juan Bautista, ni de Krishna, ni de Lao-Tse, ni de Lutero, ni de Mahoma, ni de Marx, ni de Moisés, ni de Napoleón, ni de Osho, ni de Quetzacóatl, ni de Sai Baba, ni de Sun Myung Moon, ni de Zarathustra o Zoroastro, únicamente la Cruz, la Cruz de Cristo.

«Por lo demás, en este como en otros puntos de la doctrina católica, la “norma próxima y universal de la verdad” es para todos el Magisterio, vivo, que Cristo ha constituido “también para declarar lo que en el depósito de la fe no se contiene sino oscura y como implícitamente”». Pío XII, Encíclica Ad Caeli Reginam (11 de octubre de 1954), n. 18.

O Crux ave, spes unica (Breviario Romano, Hymn. Ad Vesp. Dom. 1 Passionis).

.