miércoles, 2 de junio de 2010

Uso ordinario del Misal Romano de 1962


La Reforma de Benedicto XVI, Prólogo a la Edición Española, pág. 15

El hecho de que el uso sea «extraordinario» no debe significar que deba ser usado solamente por sacerdotes y fieles que se acogen al modo extraordinario.
Como propone el padre Bux, sería muy positivo que quien celebra habitualmente del modo «ordinario», lo haga también, extraordinariamente, en el «extraordinario». Se trata de un tesoro que es herencia de todos y al cual, de una manera u otra, todos deberían tener acceso. Por eso se podría proponer especialmente para ocasiones en las que haya alguna riqueza peculiar del antiguo misal que se pueda aprovechar (sobre todo si en el otro calendario no hay nada especial previsto): por ejemplo, para el tiempo de Septuagésima, para las cuatro Témporas o para la Vigilia de Pentecostés y, tal vez, hasta en el caso de ciertas comunidades especiales, tanto de vida consagrada como cofradías o hermandades. La celebración «extraordinaria» también sería de gran utilidad para los oficios de la Semana Santa, al menos en algunos de ellos, pues todos los ritos conservan en el Triduo Sacro ceremonias y oraciones que se remontan a épocas más antiguas de la Iglesia.

Antonio, cardenal Cañizares
Prefecto de la Sagrada Congregación para el Culto Divino
y la Disciplina de los Sacramentos
Arzobispo Administrador Apostólico de Toledo
8 de abril de 2009


☩☩☩


1 comentario:

Anónimo dijo...

Tengo un poco mas de 20 anos de ir a mias diaria y la mitad usando el misal.

Esta semana se me acerco alguien para obsequiiarme un video sobre la Misa en donde se recomienda no usar el misal.

El demonio es el padre de la mentira, no debemos dejarnos enganar.

La Virgen Maria nos protegera si acudimos a ella.