viernes, 11 de marzo de 2011

Hablando de desobediencia



Hablando de desobediencia

A ver si existe una sola persona que se atreva a negar que en las Eucaristías celebradas en el Camino Neocatecumenal se cambian las siguientes palabras ¡de nada menos que la Consagración! (Plegaria Eucarística II):

a)
En la Consagración del Cuerpo de Cristo, las palabras: «voluntariamente aceptada, tomó pan; dándote gracias, lo partió y...» (Iglesia Católica);
* por estas otras palabras: «voluntariamente aceptada, tomó el pan, y elevando los ojos a Ti, Padre, Padre, pronunció la bendición; lo partió y...» (Camino Neocatecumenal).

b) En la Consagración de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor, las palabras: «acabada la cena, tomó el cáliz, y, dándote gracias de nuevo, lo pasó...» (Iglesia Católica);
* por estas otras palabras: «acabada la cena, tomó el cáliz lleno del fruto de la vid, y elevando los ojos a Ti, Padre, Padre, pronunció la bendición; lo pasó...» (Camino Neocatecumenal).

c) Las palabras: «Haced esto en conmemoración mía» (Iglesia Católica);
* por estas otras palabras: «Haced esto como mi memorial» (Camino Neocatecumenal).

Sin embargo, la única Iglesia Católica, Apostólica, Romana enseña que cambiar el texto aprobado de las plegarias eucarísticas es un acto grave:

«Sólo se pueden utilizar las Plegarias Eucarística que se encuentran en el Misal Romano o aquellas que han sido legítimamente aprobadas por la Sede Apostólica, en la forma y manera que se determina en la misma aprobación. “No se puede tolerar que algunos sacerdotes se arroguen el derecho de componer plegarias eucarísticas”, ni cambiar el texto aprobado por la Iglesia, ni utilizar otros, compuestos por personas privadas». Instrucción “Redemptionis Sacramentum”, n. 51; cf. n. 173.

- En las Eucaristías que se celebran en el Camino Neocatecumenal siempre se recibe la Comunión de pie y nunca de rodillas.

Sin embargo, la única Iglesia Católica, Apostólica, Romana enseña que: «Los fieles comulgan de rodillas o de pie». Instrucción “Redemptionis Sacramentum”, n. 90.

- En las Eucaristías que se celebran en el Camino Neocatecumenal los fieles no están nunca de rodillas durante la consagración.

Sin embargo, la única Iglesia Católica, Apostólica, Romana enseña que: «Los fieles estarán de rodillas, a no ser por causa de salud, por la estrechez del lugar, por el gran número de asistentes o que otras causas razonables lo impidan, durante la consagración». “Institutio Generalis Missale Romanum”, n. 43.

Es importante aclarar este punto a la luz de lo expuesto por el Cardenal Ratzinger:

«Se podría añadir mucho más, como, por ejemplo, la conmovedora historia que nos cuenta Eusebio de Cesárea en su “Historia Eclesiástica”, asumiendo una tradición que se remonta a Egesipo (siglo II), según la cual, Santiago, el “hermano del Señor”, el primer obispo de Jerusalén y “jefe” de la Iglesia judeo-cristiana, tenía una especie de piel de camello en las rodillas porque siempre estaba de rodillas, adorando a Dios y suplicando el perdón para su pueblo (II 23,6). O el relato de las sentencias de los Padres del desierto, según el cual el diablo fue obligado por Dios a presentarse ante un tal abad Apolo, su aspecto era negro, desfigurado, con miembros de una escualidez espantosa y, sobre todo, no tenía rodillas. La incapacidad de arrodillarse aparece, por decirlo así, como la esencia misma de lo diabólico». (El espíritu de la liturgia, p. 236)

LA INCAPACIDAD DE ARRODILLARSE APARECE, POR DECIRLO ASÍ, COMO LA ESENCIA MISMA DE LO DIABÓLICO

En las Eucaristías que se celebran en el Camino Neocatecumenal se cambian palabras de la Consagración, siempre se recibe la Comunión de pie y nunca se está de rodillas durante la consagración.

¿Se puede asegurar entonces la unidad de la Iglesia peregrina en el caso del Camino Neocatecumenal? Como dice el Catecismo, la Iglesia es "Un gran árbol, múltiples ramas" en el que existen legítimamente las Iglesias particulares con sus propias tradiciones.

«Pero la unidad de la Iglesia peregrina está asegurada por vínculos visibles de comunión:

- la profesión de una misma fe recibida de los apóstoles;
- la celebración común del culto divino, sobre todo de los sacramentos;
- la sucesión apostólica por el sacramento del orden, que conserva la concordia fraterna de la familia de Dios» (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 815).

Al no existir la celebración común del culto divino, sobre todo de los sacramentos, en el caso del Camino Neocatecumenal, la unidad de la Iglesia peregrina NO está asegurada por vínculos visibles de comunión.

CODA

Algunos alegan el n. 1378 del Catecismo de la Iglesia Católica para no arrodillarse durante la Consagración: «En la liturgia de la misa expresamos nuestra fe en la presencia real de Cristo bajo las especies de pan y de vino, entre otras maneras, “arrodillándonos” o “inclinándonos” profundamente en señal de adoración al Señor».

No basta alegar el Decreto del Consejo Pontificio para los Laicos: Aprobación de los Estatutos del Camino Neocatecumenal (11 de mayo de 2008) para concluir que “por tanto está aprobada por la Santa Sede la forma de celebración del CN”; la propia Página Web Oficial del Camino Neocatecumenal, trae unas anotaciones canónicas de Mons. Juan Ignacio Arrieta, Secretario del Pontificio Consejo para los Laicos:

«Annotazioni canoniche» Approvazione definitiva dello Statuto del Cammino Neocatecumenale:

«Per quanto riguarda, infine, le cerimonie liturgiche, e concretamente la celebrazione eucaristica, il testo dello Statuto definito si è giovato certamente dei progressi e aggiustamenti di questi anni. Anche qui si è arrivato a un testo chiaro, che si articola in quattro principi sanciti dall’art. 13 degli Statuti... Quarto, che in queste celebrazioni si seguono i libri liturgici approvati del Rito Romano, “fatta eccezione per le concessioni esplicite della Santa Sede” (uso del pane azzimo per la comunione, spostare il rito della pace, comunione sotto le due specie, brevi monizioni e risonanze)».

IN QUESTE CELEBRAZIONI SI SEGUONO I LIBRI LITURGICI APPROVATI DEL RITO ROMANO

La “Institutio Generalis Missale Romanum”, es un libro litúrgico aprobado del Rito Romano, el Catecismo de la Iglesia Católica, no lo es.

Si la “Institutio Generalis Missale Romanum”, en su n. 43 dice que: «Los fieles estarán de rodillas, a no ser por causa de salud, por la estrechez del lugar, por el gran número de asistentes o que otras causas razonables lo impidan, durante la consagración».

¿Cómo hay que interpretar entonces el n. 1378 de Catecismo de la Iglesia Católica citado: «En la liturgia de la misa expresamos nuestra fe en la presencia real de Cristo bajo las especies de pan y de vino, entre otras maneras, “arrodillándonos” o “inclinándonos” profundamente en señal de adoración al Señor»?

De la siguiente forma:

«En la liturgia de la misa expresamos nuestra fe en la presencia real de Cristo bajo las especies de pan y de vino, entre otras maneras, “arrodillándonos” o [por causa de salud, por la estrechez del lugar, por el gran número de asistentes o que otras causas razonables lo impidan] “inclinándonos profundamente” en señal de adoración al Señor».

El Papa Benedicto XVI enseñó en la que: «Los cristianos sólo nos arrodillamos ante Dios, ante el Santísimo Sacramento, porque sabemos y creemos que en él está presente el único Dios verdadero, que ha creado el mundo y lo ha amado hasta el punto de entregar a su Hijo único». Homilía de la Santa Misa de la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, 22 de mayo de 2008.

El Papa dice que los cristianos se arrodillan ante el Santísimo Sacramento... ¿Qué está pasando entonces? Si los miembros del Camino NO se arrodillan ante el Santísimo Sacramento, una de dos: o no son cristianos, o no obedecen al Papa.

¿Entonces qué hacemos? ¿Obedecemos al magisterio del Papa que “ofrece al mundo la verdad recibida” u obedecemos la enseñanza de los catequistas?

Concluyo con una cita de Juan Pablo II:

«Uno de los profundos conocedores del corazón humano, San Agustín, escribió: "Haec est libertas nostra, cum isti subdimur veritati" (De libero arbitrio, 2, 13, 37). Buscad siempre la verdad: venerad la verdad descubierta, obedeced a la verdad. No existe el gozo fuera de esta búsqueda, de esta veneración, de esta obediencia». Discurso a los participantes en el II Congreso Internacional de Teología moral (12 de noviembre de 1988), n. 8.

Obedeced a la verdad, obedeced a los Papas que enseñan la verdad... o pereceréis

☩☩☩

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Para reirse un rato: http://info-caotica.blogspot.com/

Astigarraga dijo...

¡Enlazado!

Anónimo dijo...

Buenas tardes, hemos encontrado su Web en Google y nos gustaría proponerles un intercambio de enlace (texto). Nos beneficiaría a ambos, mejorando nuestra posición en todos los motores de búsqueda.

También aprovechamos para ofrecerle nuestros servicios como estudio creativo (diseño web, gráfico, impresión y vídeo).

Agradecemos su tiempo y disculpen las molestias.

Miguel Ángel R.C.
Responsable de marketing.
info@websmultimedia.com
Websmultimedia.com

Hispanicus dijo...

Completamente de acuerdo.