sábado, 14 de mayo de 2011

Crónica del acto de 13 de mayo de 2011 en Lavapiés


Parroquia de San Lorenzo en Lavapiés

Ante el éxito logrado por esta iniciativa de católicos, rogamos la máxima difusión de la Crónica del acto de 13 de mayo de 2011 en Lavapiés

UN NUTRIDO GRUPO DE CATÓLICOS
REALIZA ACTOS PÚBLICOS DE DESAGRAVIO EN LAVAPIÉS

El pasado viernes día 13 de mayo de 2011, Conmemoración de Nuestra Señora de Fátima (MR 2002), y Fiesta de S. Roberto Belarmino (MR 1962), fue convocada en el castizo barrio de Lavapiés una “marcha atea”, de tintes blasfemos, que según crónica del diario ‘ABC’, estuviera compuesta por unas 500 personas de lo más variopinto —republicanos ancianos, punkies, «porreros», hippies y «okupas»—.

El templo católico más cercano al lamentable evento se trataba de la Parroquia de San Lorenzo, delante de la cual precisamente estaba previsto que discurriera dicha manifestación. Pues bien, un grupo de católicos decidieron realizar allí actos públicos de desagravio por las blasfemias de los impíos, y ante la plausible amenaza –desgraciadamente ejecutada en los desgraciados sucesos de Somosaguas–, de que los manifestantes pudieran profanar la Parroquia, dar protección al templo.

Tras escuchar la Santa Misa y rezar el Santo Rosario, los católicos se apostaron en la puerta de la Parroquia de San Lorenzo para impedir un posible asalto y evitar blasfemias. Hacia las 20:35 horas se rezó en la calle públicamente el “Acto de Reparación, por las blasfemias contra la B.V. María” junto con tres Avemarías, y se dieron vivas a la Santísima Virgen María, a Cristo Rey y a la España Católica.

Ante la presencia del nutrido grupo de católicos establecidos defensivamente fuera de la iglesia, los manifestantes se vieron obligados a cambiar su recorrido; de este modo se mantuvo abierto el templo, y pudo ser celebrada sin novedad una Santa Misa funeral.

Tras rezar públicamente las “Alabanzas en reparación de las blasfemias” y proferir de nuevo vivas a Cristo Rey, a Santa María Reina y a la Iglesia Católica, el acto concluyó cuando los asistentes recibieron, arrodillados en la calle, la bendición del Párroco; la iglesia se cerró cerca de las 22:00 horas y se replegaron ordenadamente.

Juicio crítico.– Misión cumplida. No ha habido novedad en la defensa perimetral establecida en torno al Santísimo Sacramento; la libertad de culto de la Iglesia Católica ha sido garantizada exitosamente en el templo de las inmediaciones de la impía manifestación.

VIVA CRISTO REY
VIVA SANTA MARÍA REINA VIVA ESPAÑA CATÓLICA

Apéndice.– Traemos aquí las oraciones públicamente recitadas

ACTO DE REPARACIÓN
POR LAS BLASFEMIAS CONTRA LA B.V. MARÍA

Gloriosísima Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, dirigid vuestra piadosa mirada a nosotros, pobres pecadores, que afligidos por tantos males como nos rodean en esta vida, sentimos que se nos parte el corazón al oír las horribles injurias y blasfemias contra Vos. ¡Oh Virgen Inmaculada! ¡Oh, cómo ofenden estas voces impías la infinita majestad de Dios y de su unigénito Hijo Jesucristo! ¡Cómo provocan su indignación y de qué manera hacen temer los terribles efectos de su venganza! Si el sacrificio de nuestra vida sirviese para impedir tales ultrajes y blasfemias, gustosamente lo haríamos, porque ¡oh Madre nuestra Santísima! deseamos amaros y honraros de todo corazón, ya que es ésta la voluntad de Dios. Y por lo mismo que os amamos, haremos cuanto esté de nuestra parte para que seáis de todos amada y honrada. Entretanto, Vos, ¡oh piadosa Madre nuestra! soberana consoladora de los afligidos, aceptad este acto de reparación, que os ofrecemos en nombre propio, en el de todas nuestras familias y aun por aquellos que, sin saber lo que dicen, impíamente blasfeman de Vos; a fin de que, impetrando de Dios su conversión, aparezca más manifiesta vuestra piedad, vuestro poder y vuestra gran misericordia, y también ellos se unan a nosotros para proclamaros bendita entre todas las mujeres, Virgen Inmaculada, piadosísima Madre de Dios.

Tres Avemarías.

Indulgencia de cinco años. (S. C. de Indulg., 21 mar. 1885; S. Pen. Ap., 6 abr. 1935 y 10 jun. 1949).

ALABANZAS EN REPARACIÓN DE LAS BLASFEMIAS

Bendito sea Dios.
Bendito sea su santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su sacratísimo Corazón.
Bendita sea su preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el santísimo Sacramento del Altar.
Bendita sea la gloriosa Santa María Madre de Dios.
Bendita sea su santa e inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el nombre de María Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo Esposo.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.

Indulgencia de tres años.
Indulgencia de cinco años, si se repiten públicamente estas alabanzas.
Indulgencia plenaria, en las condiciones de costumbre, si se repiten devotamente estas alabanzas, durante un mes entero, todos los días. (Pío VII, Audiencia, 23 jul. 1801; S. C. de Indulg., 8 agost. de 1847 y 2 febr. 1897; S. C. de Ritos, 23 febr. 1921; S. Pen. Ap., 12 dic. 1935.)

☩☩☩