miércoles, 31 de agosto de 2011

Elementos de los sacramentos. Énfasis en la “intención de hacer lo que quiere la Iglesia”


Elementos de los sacramentos. Énfasis en la “intención de hacer lo que quiere la Iglesia”

¿De qué elementos constan los sacramentos?

Los sacramentos constan de tres elementos: de ciertas cosas, como materia; de ciertas palabras, como forma, y de la persona del ministro que confiere el sacramento con intención de hacer lo que hace la Iglesia, y si falta alguno de estos tres elementos, no hay sacramento.

Del Catecismo Católico, preparado bajo la dirección del Cardenal Gasparri (Libreria Editrice Vaticana 1933, q. 326).

El ministro, al administrar el sacramento, debe poseer la debida intención de hacer lo que quiere la Iglesia:

S.S. MARTÍN V, 1417-1431

CONCILIO DE CONSTANZA, 1414-1418 [XVI ecuménico (contra Wicleff, Hus, etc.)]

Interrogaciones que han de proponerse a los wicleffitas y hussitas [de la Bula Inter cunctas, de 22 de febrero de 1418]

Dz 672, DS 1262 22. Asimismo, si cree que un mal sacerdote, con la debida materia y forma, y con intención de hacer lo que hace la Iglesia, verdaderamente consagra, verdaderamente absuelve, verdaderamente bautiza, verdaderamente confiere los demás sacramentos.

S.S. EUGENIO IV, 1431-1447

Decreto para los armenios [de la Bula Exultate Deo, de 22 de noviembre de 1439]

Dz 695, DS 1310 [...]. Siete son los sacramentos de la Nueva Ley, a saber, bautismo, confirmación, Eucaristía, penitencia, extremaunción, orden y matrimonio, que mucho difieren de los sacramentos de la Antigua Ley. Estos, en efecto, no producían la gracia, sino que sólo figuraban la que había de darse por medio de la pasión de Cristo; pero los nuestros no sólo contienen la gracia, sino que la confieren a los que dignamente los reciben.

DS 1311 De éstos, los cinco primeros están ordenados a la perfección espiritual de cada hombre en sí mismo, y los dos últimos al régimen y multiplicación de toda la Iglesia. Por el bautismo, en efecto, se renace espiritualmente; por la confirmación aumentamos en gracia y somos fortalecidos en la fe; y, una vez nacidos y fortalecidos, somos alimentados por el manjar divino de la Eucaristía. Y si por el pecado contraemos una enfermedad del alma, por la penitencia somos espiritualmente sanados; y espiritualmente también y corporalmente, según conviene al alma, por medio de la extremaunción. Por el orden, empero, la Iglesia se gobierna y multiplica espiritualmente, y por el matrimonio se aumenta corporalmente.

DS 1312 Todos estos sacramentos se realizan por tres elementos: de las cosas, como materia; de las palabras, como forma, y de la persona del ministro que confiere el sacramento con intención de hacer lo que hace la Iglesia. Si uno de ellos falta, no se realiza el sacramento.

S.S. PAULO III, 1534-1549

CONCILIO DE TRENTO, 1545-1563 [XIX ecuménico (contra los innovadores del siglo XVI)]

SESIÓN VII (3 de marzo de 1547), Cánones sobre los sacramentos en general

Dz 854, DS 1611 Can. 11. Si alguno dijere que en los ministros, al realizar y conferir los sacramentos, no se requiere intención por lo menos de hacer lo que hace la Iglesia, sea anatema.

Cánones sobre el sacramento del bautismo

Dz 860, DS 1617 Can. 4. Si alguno dijere que el bautismo que se da también por los herejes en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, con intención de hacer lo que hace la Iglesia, no es verdadero bautismo, sea anatema.

S.S. ALEJANDRO VIII, 1689-1691

Errores de los jansenistas [condenados en el Decreto del Santo Oficio de 7 de diciembre de 1690]

Dz 1318, DS 2328 28. Es válido el bautismo conferido por un ministro que guarda todo el rito externo y la forma de bautizar, pero resuelve interiormente consigo mismo en su corazón: «No intento hacer lo que hace la Iglesia».

Dz 1321, DS 2331 [...] Condenadas y prohibidas como temerarias, escandalosas, mal sonantes, injuriosas, próximas a la herejía, erróneas, cismáticas y heréticas respectivamente.

S.S. LEÓN XIII, 1878-1903

De las ordenaciones anglicanas [de la Carta Apostolicae curae, de 13 de septiembre de 1896]

Dz 1966, DS 3318 Con este íntimo defecto de forma está unida la falta de intención, que se requiere igualmente de necesidad para que haya sacramento...

DS 3319 Así, pues, asintiendo de todo punto a todos los decretos de los Pontífices predecesores nuestros sobre esta misma materia, confirmándolos plenísimamente y como renovándolos por nuestra autoridad, por propia iniciativa y a ciencia cierta, pronunciamos y declaramos que las ordenaciones hechas en rito anglicano han sido y son absolutamente inválidas y totalmente nulas...

S.S. PÍO XII, 1939-1958

De la intención que ha de tenerse en el bautismo [Respuesta del Santo Oficio, de 28 de diciembre de 1949]

Dz 2304, DS 3874 A esta Suprema Sagrada Congregación le fue propuesta la duda:

Si en los juicios sobre causas matrimoniales, el bautismo conferido en las sectas de los Discípulos de Cristo, Presbiterianos, Congregacionalistas, Baptistas y Metodistas, puesta la necesaria materia y forma, ha de presumirse inválido por falta de la intención requerida en el ministro de hacer lo que hace la Iglesia o lo que Cristo instituyó por lo contrario ha de presumirse válido, a no ser que en caso particular se pruebe lo contrario.

Resp.: Negativamente a la primera parte, afirmativamente a la segunda.

☩☩☩