jueves, 15 de septiembre de 2011

“Roma locuta, causa finita”: discusión legítima de documentos del Concilio Vaticano II y del Magisterio sucesivo



“Roma locuta, causa finita”
(cf. Sanctus Augustinus, Serm. 131, c. 10, n. 10: PL 38, 734).

***

«Los documentos del sagrado Concilio Vaticano II han de ser íntegramente recibidos por todos los hijos de la Iglesia».

JOSÉ MARÍA IRABURU, Creo en la Santa Iglesia Católica, en la de ayer y en la actual (23 de octubre de 2010)


«La Congregación para la Doctrina de la Fe considera que la base fundamental para lograr la reconciliación plena con la Sede Apostólica es la aceptación del texto del Preámbulo doctrinal entregado en la sesión del 14 de septiembre de 2011. Dicho preámbulo establece algunos principios doctrinales y criterios de interpretación de la doctrina católica, necesarios para garantizar la fidelidad al Magisterio de la Iglesia y el “sentire cum Ecclesia”, dejando abierto, al mismo tiempo, a una discusión legítima, el estudio y la explicación teológica de expresiones o formulaciones particulares presentes en los documentos del Concilio Vaticano II y del Magisterio sucesivo».

OFICINA DE PRENSA DE LA SANTA SEDE, Comunicado sobre Fraternidad Sacerdotal San Pio X (14 de septiembre de 2011)


☩☩☩