viernes, 7 de octubre de 2011

¿Quién gobierna el mundo?


Núcleo de la Lealtad tiene el honor de publicar las interesantes reflexiones de su colaborador Arabot. Estas disquisiciones tituladas ¿Quién gobierna el mundo?”, se enmarcan dentro de una serie más amplia llamada Tras la pista de la Gran Bestia ...

Tras la pista de la Gran Bestia ...

¿Quién gobierna el mundo?

Algunos también se preguntan quién gobierna realmente el mundo: ¿los dirigentes políticos, o multinacionales financieras como Goldman Sachs? El profesor Fuentes considera que no es exacta la contraposición entre ambos. Y añade que «a las grandes multinacionales del dinero tampoco les conviene que esto vaya a peor. Con todo, me parece más acertado el juicio que hace la encíclica Caritas in veritate sobre la necesidad de complementar la lógica mercantil con la lógica política: las dos tienen papeles necesarios». El profesor Velarde afirma que «el mundo global financiero tiene unos poderes enormes, frente a los que los países poco pueden hacer. Goldman Sachs hace poco más que recoger lo que señala ese fuerte mercado financiero global. Bien sabe que intentar dirigirlo es como intentar oponerse a un león feroz con un simple palo».

[ EN “ALFA Y OMEGA”, 6 de Octubre 2011

La cita de Velarde es interesante por constatar lo que hoy muy pocos constatan –al menos públicamente–: la existencia de enormes “potencias no territoriales”, ante las que las tradicionales “potencias territoriales” cada vez significan menos (esto viene sucediendo en un proceso ininterrumpido desde el siglo XIX); por lo demás Goldman Sachs –de la que tanto se habla últimamente– puede no ser sino una bestia menor y subordinada. Mas ¿piensa el profesor Velarde que esos “poderes enormes” han de ser tan estúpidos como para destruirse entre sí por pura competencia económica en vez de coordinar sus principales intereses de poder? ¿Piensa el profesor Velarde que el “león del mercado” es puro caos y que no hay palo que lo dome? Preciso es advertir bien que esas bestias financieras si han llegado a ser tan “enormes” es precisamente porque durante largas décadas dominaron perfectamente el mercado financiero internacional: ¿acaso ya no lo controlan hoy y de ahí la “crisis”? Cabe seriamente dudar que así sea, como también cabe dudar de la gratuita afirmación del profesor Fuentes respecto a los verdaderos intereses de esas bestias, está por ver si les interesa o no que “esto vaya peor”…

La otra reflexión del profesor Fuentes es conforme a la muy prudente posición de la Iglesia a estos peligrosos respectos, ya se sabe…; aunque cabe matizarla y contestarla con la siguiente reflexión: y si esa “armonización de las lógicas mercantil y política” –siempre tan deseable en buena cordura racional y cristiana– se hubiera producido ya aunque en un sentido “político” no precisamente “cristiano”? ¿Y si fuese una lógica política “revolucionaria”? ¿Tan sorprendente resulta esta idea después de unos convulsos siglos XIX y XX en los que la Revolución siempre fue “financiada” en todas partes por esas mismas potencias del dinero?

Pesad y rezad caballeros (y nobles damas). Pues huele a Bestia por todas partes.

☩☩☩